Aunque seas el segundo…

Aunque seas el segundo, para mí eres lo primero.

Así que no te enfades cuando de mayor descubras que no tenemos ni la mitad de la mitad de las fotos que hicimos a tu hermano, que las camisetas que tanto te gustaban siempre eran heredadas o que tus babis y baberos estaban bordados con el nombre del ‘mayor’.

Porque aunque seas el segundo para mí siempre fuiste lo primero.

A ti siempre te di más besos y achuchones porque sabía lo pronto que crecerías.
A ti te dejé dormir en mis brazos y meterte en mi cama y saltarme las mil reglas que tenía aprendidas del manual de cómo educar a un hijo (al primer hijo).
Para ti buscaba nuevos juegos, inventaba mejores cuentos, cantaba canciones más divertidas.

Como eras el segundo, para mí siempre fuiste el primero.

No por sabido dejé de celebrar tus primeras papillas, tus primeros pasos, tus primeras palabras, tus primeros besos.
Porque contigo nunca tuve prisas ni comparaciones ni ansias porque llegara tal o cual momento. Sabía que llegarían, solo esperé y disfrute la espera.

Con el segundo hijo el tiempo se divide, pero el amor se multiplica.

Dicen que no se quiere a nadie como a un hijo; se quedan cortos. No se quiere a nadie como a DOS hijos.

Alvaro

Para Álvaro, que hoy cumple DOS años.

4 comentarios en “Aunque seas el segundo…

  1. rocio

    Precioso Inma! Me ha encantado lo de saltarse el manual. Qué cierto! Un besazo a Alvaro. Que con eso de ser el último de la pandi, ya hemos perdido la cuenta de las fechas señaladas, pero no por ello el menos importante, le mimamos todo lo que queremos.

    Responder
    1. pitupitu Autor

      Gracias Rocío! Con el segundo aprendí que entre lo que sabes del primero y lo que resulta completamente prescindible para el segundo la crianza resulta infinitamente más fácil. ¡A disfrutarlos!

      Responder
    1. pitupitu Autor

      Gracias por tu comentario!
      Los segundos son los de las fotos nunca tomadas y los biberones no esterilizados, pero mi familia es mucho más divertida desde que Álvaro llegó a nuestras vidas.
      Gracias y un beso fuerte

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *