Archivo de la categoría: moda

Conciliar también es que los vista papá (y a su gusto)

Cuando hablamos de conciliación la mayoría de las ocasiones lo hacemos en clave femenina y en un amplio porcentaje en tono de queja, con poca autocrítica. Hoy no voy a hablaros de conciliación laboral ni de políticas que nos hagan más fácil la carga familiar sino de esos detalles cotidianos del día a día como quién viste a los niños en casa.

Me ha costado, pero he llegado a la convicción de que a veces conciliar también es aceptar que a tus hijos los vista papá, y a su gusto, con el riesgo que ello conlleva en algunos casos al ver el resultado final…

Y me ha costado reconocerlo porque han sido varias las ocasiones que tras llegar de trabajar –o de la peluquería de echarme mechas, que tampoco hay que ser tan mártir– y encontrarme a los pitus arreglados por el buen padre, he corrido al armario a cambiarles esa camiseta que no pegaba ni con cola con aquellos pantalones o a sustituirles ese polo de manga larga por otro más veraniego “porque hoy no hace tanto frío“.

El consiguiente cabreo del Pitupadre es comprensible por mucho que yo me esfuerce en hacerle distinguir el poder de la combinación de los pantones.

Y es que al cambiarles esa camiseta de hace dos temporadas por la camisa tan monísima que YO les había comprado y que YO había pensado que era ideal  para este día precisamente, no solo estoy echando por tierra su trabajo de vestir, limpiar y peinar niños; también su autoridad y su iniciativa. ¡Con qué derecho me voy a quejar después si el reparto de las tareas de la casa no es igualitario o no está al día de las circulares que nos llegan a través del grupo de whatsapp de las mamás los papás de la clase!

No me imagino cómo debe ser la situación entre aquellos que tenéis hijas y os enfrentáis además a la tarea de rematar lazos, trenzas y colas. Nosotros suficiente tenemos con la lucha por la ropa deportiva: ¡qué insistencia en ponerles la camiseta de su equipo de fútbol y los botines!

A las madres se nos llena la boca pidiendo que limpien como nosotras, que hagan trenzas como nosotras, que cuenten las piezas de fruta que los niños han comido al día y no las sustituyan por la galleta de chocolate como hacemos nosotras… ¡¿pero cuántas veces nos resistimos a dejar esa parcela de poder de decisión sobre lo que le conviene o no al niño?!

El pasado sábado me fui a la peluquería a las nueve de la mañana. Cuando volví a las once, los niños estaban desayunados y vestidos con una combinación de colores y tejidos que hizo que se me volvieran a rizar los pelos. Suspiré hondo y nos fuimos de paseo. A veces conciliar también es esto: aceptar que a tus hijos también los puede vestir su padre a su gusto. E incluso puede que no vayan mal, simplemente como tú no lo habrías hecho.

 vestidos4

Cómo vestir a un bebé para su bautizo

Esta semana la Pitu familia se va de bautizo, de mi pequeña sobrina. Así que he pensado compartir con vosotros algunos consejos sobre cómo vestir a los niños en su primera celebración religiosa.

La pieza estrella es el batón de cristianar. Muchos son los que optan por el batón de la familia, heredado de padres a hijos, con largar faldas, capa y capota. En ocasiones son piezas casi de anticuario, cuajadas de lazos, encajes y jaretas, a los que quitar el alcanfor y almidonar.

baton-de-cristianar-1971

Si se prefiere modelos más actuales, siempre puedes adquirir en tiendas especializadas un pelele o faldón de plumeti u organdí. En uno u otro caso, el color principal sigue siendo el blanco o el beige, aunque si quieres innovar puedes meterle una nota de color con lazos u otros complementos.

Uno y otro modelo los puede encontrar en paraisobebe.com

Uno y otro modelo los puede encontrar en paraisobebe.com

Un consejo: vestid al bebé en la sacristía de la iglesia o en algún domicilio cercano, es una pena lo que se pueden arrugar si los montamos en la sillita del coche con todo puesto.

Para la ropa interior, recomiendo recurrir a bodys de algodón de perlé. Tienen un lustre brillante y un tacto sedoso ideal para las ocasiones especiales. Además, suelen estar confeccionados con minuciosos dibujos geométricos que le aportan elegancia a la prenda. ¡Que nuestros niños vayan bonitos por fuera y por dentro!

body perle

Según la época del año opta por leotardos calados para cubrir sus piernas o bien por patucos para proteger los pies. En ese caso, tendrás que pensar también en una braguita cubrepañal de hilo o piqué.

Leotardo-calado-Condor-blanco

 

ranita cubre pañal crudo

Y aunque estén hechos un bombón de bonitos, piensa que es solo un bebé y que debe estar cómodo, así que prepara un conjunto elegante para cuando acabe la ceremonia.

¡Esperamos que os sirvan nuestros pitu consejos!

#PituSorteo junto a Historias de Pitufines

Hoy nuestra amiga Lydia, de Historias de Pitufines, nos dedica un precioso post sobre nuestra tienda on line, en el que os explica todos los productos que podéis encontrar en ella y las ventajas de comprar on line las mejores marcas al mejor precio.

Además, para celebrarlo, organizamos un sorteo en el podéis participar para conseguir un precioso conjunto de primera postura para bebé compuesto por un jersey, ranita, patucos y capota; body de Babidu y leotardos de Condor.

Os pasamos el enlace para que nos conozcáis mejor y ¡podáis participar en el #PituSorteo!

http://historiasdepitufines.com/pitu-pitu-ropa-bebe-ninos-de-calidad/

pitu pitu

Para participar:

¡Mucha suerte!

Bases: el sorteo está activo desde el 18 de enero hasta el 24 de enero a las 23:59 h. El sorteo se realiza mediante la plataforma Sortea2. El envío del producto es solo para Península. Se comprobarán los requisitos y se eliminarán participaciones fraudulentas sin aviso previo.El ganador será notificado en este post durante la semana del 25 de enero.

Yo también dije que nunca disfrazaría a mi hijo en Halloween

No me gusta Halloween. No me gusta que los niños llamen a mi puerta gritando “truco o trato”. No me gustan los demonios, ni las calaveras, ni las brujas, ni las telarañas, ni los colmillos y motivos sangrientos, ni las calabazas

Vengo del Carrefour de comprarle a mi hijo pequeño un disfraz para Halloween.

Sí, vuelvo a comerme mis palabras, aquellas sentencias tan rotundas que proclamaba antes de ser madre. “Nunca vestiré a mi hijo de Halloween”. Pues ya he vestido a dos.

El viernes es la fiesta de Halloween en la guardería del pequeño Pitu. Todo el centro escolar está ya adornado con telarañas, esqueletos y calabazas. Y se anuncia fiesta de disfraces.

halloween2

Tenía tres opciones:

1. Poner de excusa que el niño está malo, no llevarlo a la guarde y ojos que no ven…

2. Llevarlo vestido de paisano y explicarle a sus dos años de edad que nosotros somos más de buñuelos y huesos de santos.

3. Comprarle un disfraz y que se lo pase genial con sus amigos.

¿Y sabéis que es lo peor? Que el Pitu mayor que ya está en el colegio, un colegio que no celebra Halloween, se muere de envidia porque también quiere disfrazarse de Conde Dracúla. Lo dicho, si no quieres caldo ¡¡dos tazas!!

halloween

Cómo vestir a los niños en otoño (o veroño)

A ver si os suena: te levantas por la mañana y el cielo está oscuro, llueve. Despiertas a los niños y le colocas a uno el pantalón del chándal, polo de manga larga y sudadera; a la otra los vaqueros, blusa de manga larga y jersey de cuello cerrado. Listos para el cole. El chaparrón dura media hora, sale el sol y suben las temperaturas. A mediodía, los recoges sudando como un pollo y con sudadera y jersey hechos un asco de arrastrarlos por el suelo.

A la mañana siguiente dices “a mí no me vuelve a pasar“. Los vistes con bermudas, camiseta de mangas cortas y las sandalias porque ha amanecido despejado. A la salida del colegio cae un chaparrón que te obliga a ir a buscarlos en coche.

Al tercer día aparecen nuestros amigos los mocos con sus inseparables toses y los dejas en pijama porque tienen tal resfriado que no los puedes mandar al colegio. ¿No te suena? ¡Todo un clásico de la temporada de otoño o más bien veroño que acabamos de comenzar!

Para ayudarte con los nuevos looks, Pitu Pitu te ofrece algunos consejos pensados para ayudarte a vestir a bebés y niños:

– Efecto ‘capas‘ o ‘cebolla‘: ¡Todo un clásico! Recurre a camisetas, polos y rebecas que puedas poner y quitar fácilmente según se encuentren en interiores o exteriores así como atendiendo a la actividad del niño.

Polo de Gocco

Polo de Gocco

Rebeca de Zara

Rebeca de Zara

Bodys y camisetas interiores: recupera la ropa interior y apuesta por bodys y camisetas interiores de tirantes o manga corta de algodón. Son la mejor opción para empapar el sudor y proteger a los niños ante los cambios de temperatura.

Camiseta interior tirantes de Pitu Pitu

Camiseta interior tirantes de Pitu Pitu

Camiseta interior manga corta de Pitu Pitu

Camiseta interior manga corta de Pitu Pitu

 

Zapato cerrado: es el momento de decirle adiós a las chanclas y sandalias y pasar al zapato cerrado y los calcetines. Es el tiempo de las deportivas, las pisacacas, los botines, las bailarinas, los naúticos, los mocasines…

Sneakers de Gioseppo

Sneakers de Gioseppo

Bailarinas de Gioseppo

Bailarinas de Gioseppo

– Pijamas de manga larga: las temperaturas descienden sobre todo por las noches y si además tus hijos son como los míos de destaparse a mitad de la noche ¡tenemos el combinado perfecto para la barra libre de Apiretal y Dalsy! Pasa a los pijamas de manga larga y piernas cubiertas y recupera la manta que tenías guardada desde la temporada anterior.

Pijama de Pitu Pitu

Pijama de Pitu Pitu

Pijama estrellas de Pitu Pitu

Pijama estrellas de Pitu Pitu

We love jaquets: la prenda reina de la temporada es sin duda la chaqueta: cazadora, deportiva, impermeable, bomber y nuestra preferida ¡la vaquera!

Bomber de Mango kids

Bomber de Mango kids

Chaqueta vaquera de Lefties

Chaqueta vaquera de Lefties

¿Qué te parece nuestra selección de básicos? ¿Te ha gustado? Pues comparte con tus amigos!!

Ventajas y usos del cojín de lactancia

Cuando estas embarazada compras -y te regalan- una cantidad de artículos para bebés que en el mejor de los casos usas una vez –si es que llegas a sacarlos de la caja–.

Sin embargo, uno de los regalos que más agradecí cuando nació mi primer Pitu fue el cojín de lactancia. Yo no me lo había planteado durante el embarazo pero fue mi cuñada quien me habló de él y me propuso comprármelo. Fue un acierto total.

Cuando se tienen niños gordos y glotones que piden de comer cada tres horas o menos, tener un cojín mullidito, suave y agradable al tacto que te alivie el peso del bebé y ayude a su comodidad es fundamental.

Mamá con bebé en cojín

Mamá con bebé en cojín

Al principio puede que no lo eches en falta y te apañes con cualquier almohada o cojín, pero conforme el recién nacido comienza a coger kilos irás comprobando la utilidad del invento.

Personalmente creo que el nombre está mal elegido, ya que es muy útil no solo para las mamás que apuestan por la lactancia, sino para todo tipo de alimentación –incluyendo por supuesto el biberón- ya que facilita la postura del pequeño y ayuda en la colocación del adulto que ofrece la comida.

Papás usando el cojín

Papás usando el cojín

Además, tiene más usos conforme avanza el crecimiento del bebé. Por ejemplo, yo lo encontraba muy práctico para colocar al niño entre los 6 y 12 meses cuando debía dejarlo en la cama o en el sofá para evitar caídas y desplazamientos.

Otros usos

Otros usos

Os recomiendo además que cuando os decidáis por un modelo lo hagáis por aquellos cojines que sean aptos para meter en la lavadora ya que es mucho el uso que se le da.

¿Queréis alguna sugerencia? Pues aquí os dejamos la selección de modelos que tenemos en www.pitupitu.es a precios inmejorables!!

Cojín lactancia topitos

Cojín lactancia topitos

¡Novedad! Cojín de lunares en beige

¡Novedad! Cojín de lunares en beige

Lo que nadie te cuenta de la ‘Operación Pañal’

Tengo a la mitad de mis amigas, conocidos y clientes inmersos en lo que he venido a llamar ‘Operación Pañal‘, es decir, la retirada de los pañales de bebés y niños de entre dos y tres años de edad.

Muchos con la vista puesta en la entrada en el colegio el próximo curso piensan estos días cuándo es el mejor momento para ponerse a ello (si ahora en primavera o esperar al verano), analizan la madurez de sus hijos en cuestión de esfínteres y leen cuanto cae en sus Ipads a fin de estar bien preparados para la retirada de la celulosa.

Sin ánimo de hacer un recopilatorio de las condiciones fisiológicas, de madurez e independencia de los niños para enfrentar tan importante paso, sí que nos proponemos hablar de algunos aspectos que no siempre te cuentan pero que consideramos importantes  a la hora de decirle adiós a la celulosa.

Diseño de la marca Hoppop

Diseño de la marca Hoppop

En primer lugar, es importante saber elegir el momento. Muchos optan por el verano porque los niños van más ligeros de ropa y las temperaturas son más benévolas en caso de que se mojen con algún escape.

Otros prefieren la primavera porque así tienen más margen de tiempo para adaptarse al proceso sin la presión de la fecha tope: la entrada en el colegio, donde ya deben ir controlando el pipí.

Otra ventaja de intentarlo en primavera es que podéis contar con la ayuda de los profesores y monitores de la guardería, en caso de que los niños vayan a escuelas infantiles. Ellos tienen una mayor experiencia y aprovechan la experiencia grupal -ven a otros niños yendo solos al baño- para motivar a los pequeños.

Elige ese momento no solo atendiendo a las necesidades del bebé, analiza tu propia situación personal. En mi caso, recuerdo que pensé en quitarle el pañal al Pitu Mayor en el verano en que cumplía dos años. Pero acababa de nacer el pequeño, estaba centrada en lactancia y evitar celos y me negué a complicarme aún más el día a día. A la primavera siguiente dejó el pañal en menos de una semana.

Para motivarlos os recomendamos otros trucos como recurrir a ropa interior -bragas y calzoncillos- de sus dibujos animados favoritos. Les sorprenderá cambiar pañales blancos por ropa interior con personajes de Mickey, MinnieCars o las Princesas de la Factoría Disney que “no pueden mojarse” con escapes espontáneos.

Bragas Minnie

Bragas Minnie

Haz acopio de calzoncillos y bragas porque muy probablemente tengas que usar un buen número de ellos a lo largo del día sin contar con los pares que debes dejar en la guardería y los que llevarás en la bolsa o mochila cuando salgas de paseo o a jugar al parque. Cuenta con que la lavadora hará horas extras.

Calzoncillos Cars

Calzoncillos Cars

Para los periodos de transición, también existen unos pañales con forma de braguita –yo usé los de la marca Dodot– que se pueden subir y bajar fácilmente. Son de celulosa y retienen como un pañal, pero ayudan al niño a crear el hábito de quitar y poner con cierta autonomía.

Pañal Dodot Liberty

Pañal Dodot Liberty

Además, habrá llegado el momento de abandonar ciertas prendas de su vestuario como los bodys y los peleles enterizos. Es la hora de darle paso a las camisetas interiores y los pijamas de dos piezas.

Camiseta tirantes

Camiseta tirantes

Para hacer más atractivo -y cómodo- el proceso también podéis emplear escupideras y adaptadores para el WC. Los hay desde originales -y un tanto aparatosos, todo sea dicho- asientos con orinal adaptable a distintas etapas, tapas y asas laterales (como éste que os enseñamos de Imaginarium) hasta reductores del inodoro de quita y pon (os traemos este económico modelo de Prenatal).

Orinal adaptable

Orinal adaptable

Reductor WC para niños

Reductor WC para niños

Y si de proveernos de material hablamos no olvidéis dos cosas muy importantes: la primera, una botella grande de lejía; la segunda, buenas dosis de paciencia.

¡¡Ánimo!!

P.D.

Nota para ejercicio mental: cuando estéis al borde del colapso por el enésimo pipí recogido, ¡haced un cálculo aproximado de lo que os vais a ahorrar en pañales en los próximos meses! ¡¡Todo es cuestión de encontrarle el lado positivo a las cosas!!

Cómo vestir a tus hijos en primavera

Hace cuatro años que me adentré en el mundo de la ropa infantil y aún sufro la misma angustia cuando se produce el cambio de temporada: ¿¿¿cómo vestir a los niños???

La cosa se complica cuando además toca vestirlos a pares y uno es un bebé y el otro un niño con cuerpo de gigante.

Si hay una temporada que además me rompe todos los esquemas ésa es la primavera: temperaturas extremas a medio día (al menos en esta tierra mía), frío cuando se va el sol, un día que llueve, el otro que ventea… y nunca acierto!!

Así que si sois de los míos para esto de la ropa infantil, aquí van algunos consejos de éstos que me propongo todos los años aunque luego se me queden en el camino:

Bolsa grande: aceptémoslo, habrá que llevar una mochila o una bolsa grande para la silla de paseo y no sólo por lo que tendremos que sacar si hace frío sino por lo que habrá que guardar en caso de que suban las temperaturas.

Bolsa silla de paseo de Kiwisac

Bolsa silla de paseo de Kiwisac

Ropa interior: Opta por las camisetas interiores de tirantas para niñas y las de manga corta o tirantes para los niños. En principio recurre siempre a estas prendas interiores para protegerles de los roces y el sudor. En el caso de los bebés, me decanto por los bodys de tirantas (finas para niñas o anchas para niños) o de manga corta; úsalos siempre de algodón 100%. Si te gustan con cuellos de bebé o de batista podrás prescindir de camisas y camisetas y llevarlos siempre súper monos.

Camiseta interior manga corta

Camiseta interior manga corta

Camiseta interior tirantas niña

Calcetines: llega la temporada de los calcetines: cortos, de caña alta, calados, con bolas, lazos y pompones, lisos, canalé o calados, de algodón o hilo escocés… Pon color y diversión en sus piernas y combina con todas las tonalidades. Aún así, no renuncies a los leotardos, aunque cambia el algodón por los de hilo o calados. Lleva un par de ellos de reserva para cuando refresque o por si cambia el tiempo. ¡Te alegrarás!

Calcetín calado con bolas

Calcetín calado con bolas

Operación cebolla: una vez más recurrir a las capas es el mejor consejo. Apuesta por ropa interior, camisas, camisetas y chalecos que puedas quitar cómodamente conforme aumente la temperatura bien atmosférica bien corporal por su actividad (es lo que tiene la primavera: juegos, sol, calle…).

– Ranitas, cubrepañales y bragas de perlé: serán tu complemento imprescindible para las niñas. Se acortan los vestidos y si no quieres que su ropa interior quede a la vista, usa bonitos cubrepañales y bragas de perlé, todo un clásico renovado con diseños ideales y mil colores para combinar.

Un clásico, braguita cubre pañal

Un clásico, braguita cubre pañal

Rebecas y chaquetas: no te dejes engañas por el sol radiante de mediodía, lleva siempre contigo una rebeca, jersey de punto o chaqueta para abrigar a bebés y niños.

Rebeca de hilo

Rebeca de hilo

– Una toquilla, arrullo o manta: imprescindibles para esas siestas improvisadas o el momento de la vuelta a casa. Solo tendrás que cambiar los tejidos: aparca la lana y las texturas polares por el algodón y el hilo.

Nueva manta de lunares

Nueva manta de lunares

– Hasta el cuarenta de mayo…: no guardes la ropa de invierno, puede que vuelvan algunos días fríos y lluviosos y tengas que recurrir a esas camisetas de manga larga, pijamas e incluso el chándal que ya tenías arrinconados en el fondo del armario.

 

¿Te gustó nuestro post? ¿Te parecen útiles nuestros consejos? Pues comparte y reparte que en ello va la mejor parte!!

 

Disfraces fáciles y económicos para Carnaval

 

Se acerca la fiesta de Doña Cuaresma y Don Carnal y más allá de la tradición de cada lugar en esto de los carnavales es cierto que es una ocasión de lo más especial para disfrazar a los niños y pasar un rato divertido. De hecho, en la mayoría de las guarderías y escuelas infantiles se ha impuesto en el calendario escolar la celebración de este tipo de fiestas.

Como siempre me ha gustado lo casero, he hecho una recopilación de los disfraces más divertidos, fáciles y económicos que he encontrado estos días en nuestra blogesfera para daros algunas ideas. Si no, siempre nos quedará el bazar chino del barrio!!

Disfraces con faldas de tul: me encantó este post de Agenda de Mamá en el que propone distintos vestidos (la mayoría de ellos para niñas) tomando como base de sus patrones una falda de tul. Gatos, payasos, vaqueras, caperucitas, una india o un espantapájaros son solo algunos de los papeles que podrás adaptar para tu hija.

Caperucita Roja con falda de tul

Caperucita Roja con falda de tul

Vikingo DIY: este modelo me gustó por lo sencillo de su propuesta: unos calentadores, un casco y un hacha fácil de encontrar en cualquier tienda de juguetes o bazar a los que se le puede sumar una camiseta con motivos vikingos. Cortesía de Baberos y Claquetas.

Detalles para convertirse en un auténtico vikingo

Detalles para convertirse en un auténtico vikingo

Disfraz de Elsa de Frozen sin coser: vuestras pequeñas princesas van a alucinar!! Y tampoco lo veo tan complicado! Faldas azules, camisetas blancas y una bonita corona es la propuesta que nos ofrece Pequeocio en este post. ¡Y asegura que no hay que coger ni una aguja ni un dedal!

Disfraz de Elsa

Disfraz de Elsa

Robot para niños: esta entrada me llamó la atención por el resultado tan maravilloso conseguido con pocos recursos. Sólo tendrás que buscar unas cajas de cartón, papel de aluminio y alambres, todo ello aderezado con un poco de maña. La encontré hace tiempo en http://www.elbebe.com.

Disfraz de Robot

Disfraz de Robot

– El clásico disfraz de Pirata. Éste es de mi cosecha: camisa blanca, pantalones oscuros y un pañuelo rojo anudado a la cintura. El parche del ojo lo puedes pintar con lápiz negro y lo completas con un gorro y una espada de corsario.

¿Os ha ayudado? Si os atrevéis con alguna de las propuestas mandadnos fotos y las compartiremos en el pitublog.

 

 

Trucos para vestir a tus hijos en invierno

¿Por qué un niño se pone un jersey, un gorro polar y dos camisetas interiores? ¡¡Porque su madre tiene mucho frío!!

Más allá del chiste fácil, muchos sois los que nos preguntáis cómo vestir a vuestros bebés y niños en los meses de frío invierno. Cierto es que ni yo misma lo tengo muy claro tres años y dos niños después, pero algunos trucos hemos probado con éxito y ahora los compartimos con vosotros:

  1. Usa siempre body o camiseta interior: sufro solo de ver a esos niños que cuando juegan en el parque o al subirse a los brazos de sus padres dejan la espalda al descubierto. No puedo más que acordarme de esa frase de abuela de ‘por los costaos entran los resfriaos’.Body cuello americano
  2. Usa leotardos en vez de calcetines: mismo problema en iguales situaciones que líneas más arriba: por muy altos que sean los calcetines siempre queda parte de la pierna al aire. Si no quieres estropear los leotardos que guardas para las ocasiones especiales puedes usar unos básicos colegiales o esos que tienen el agujero en la rodilla y estabas a punto de tirar.Leotardos
  3. Usa guantes, gorro y bufanda. Protege las partes más sensibles de su cuerpo como la cabeza, la garganta y las manos para prevenir catarros y enfriamientos. Además, ¡van tan monos con sus complementos!Gorros de jacqard y borreguito
  4. Camisetas de cuello cisne. Si tu hijo es de los que no soportan una bufanda ni deja colocarse un gorro, protégele el cuello con camisetas de cuello cisne o vuelto. Además, suelen estar forraditas por dentro y son un básico fundamental para combinar con todo tipo de ropa y situaciones.

    Camiseta cuello cisne

    Camiseta cuello cisne

  5. Hazte con unas buenas botas. Fundamental para los niños no sólo porque los protege del frío sino porque cuidarás el correcto movimiento y desarrollo del pie. Busca siempre modelos adaptados a su talla y etapa de crecimiento.

    Botas de la marca Gioseppo

    Botas de la marca Gioseppo

  6. Vigila que no se destapen por la noche. ¡La eterna cruz de los padres! Nosotros lo hemos probado (casi) todo. Desde enfundarlos en sacos de nacimiento a colocarles tres mantas bien remetidas bajo el colchón (que no aguantaban ni media hora en su sitio) hasta los sacos de dormir. Personalmente, creo que ésta es la mejor opción para los primeros años, sacos que permiten libertad de movimiento y que abrigan como si de una manta nórdica se tratara. Me han hablado también de unas fundas con cremalleras para las camas de los niños pero aún no hemos tenido oportunidad de probarlas.Saco de dormir de Calamaro
  7. Vuelve a las batas. Batines de gustoso tacto para abrigar a los niños y bebés al levantarse de la cama por las mañanas, en el tiempo de ocio, tras acabar los baños… Son un complemento imprescindible para los meses más fríos, ¡ya tendrán tiempo para polares y sudaderas!Bata infantil
  8. Capas y más capas. En ocasiones abusamos de las prendas polares, camisetas térmicas y abrigos del Polo Norte cuando lo más normal es que el niño comience a sudar como un pollo a los cinco minutos de correr y jugar por el parque. Por eso piensa siempre en capas que puedas quitar y poner fácilmente según estés en exteriores o sitios cerrados y con calefacción o  según la actividad del niño.Recortables
  9. Recuerda: ¡tu hijo tiene la misma temperatura que tú! Parece lógico ¿verdad? Pues a veces no resulta tanto. Si no cuesta comprender esas señoras que van con abrigos de pieles y sus niños con pantalones cortos y calcetines alto.

Como os decía el principio, casi cuatro años me ha costado adquirir toda esta sabiduría popular. Con todo, mi particular momento de estrés llega al final de la temporada cuando toca volver a empezar: ¡ahora que ya lo tenía controlado!

 

¿Te ha gustado el post? ¿Te ha resultado interesante? ¡Pues ayúdanos a compartir!