Consejos para evitar accidentes en piscinas y playas

Mis pequeños pitus van a natación desde que eran bebés. Puede que sea por mi trabajo pero le tengo verdadero terror a las piscinas en verano y todos los años en primavera los apunto a cursillos de natación con un único objetivo: que sepan defenderse en el agua.

Me estremezco cuando escucho esas noticias de niños que cayeron a la piscina en busca de un juguete o aquel despiste fatal en la orilla del mar. En la mayoría de los casos todos los testimonios coinciden en lo mismo: “fue un segundo“.

Los segundos en ocasiones salvan vidas y dar a los niños herramientas y capacidades para saber defenderse en el agua durante un instante puede ser crucial. Porque ese instante es el que necesitan para dar un grito de auxilio, chapotear en el agua pidiendo ayuda o atraer la atención de un adulto para socorrerlo.

No pido que sepan nadar a crol y de espaldas. Solo quiero que pierdan el miedo al agua, que sepan sumergirse sin tragar agua y que se mantengan por si solos durante ese instante.

Os aseguro que no me gusta nada la logística de piscina: despierta a niños de la siesta, equípalos para la natación, métete en el agua con el pequeño porque aún está en matronación, ducha de tres nadadores, maletas, ropa mojada, vestuarios asfixiantes… y ¡bocadillos y batidos para reponer fuerzas! Pero el esfuerzo merece la pena si con ello conseguimos darle las herramientas para procurar su seguridad.

Como este tema me preocupa mucho, comparto con vosotros algunas recomendaciones y consejos que debemos adoptar con los niños en piscinas, playas y zonas de baño:

vigilar siempre el baño de los menores aunque sepan nadar (cogerás el complejo de lince a la espera de su presa)

– respetar la digestión y procurar que no coman  ni beban en exceso antes del baño

– observar las condiciones de oleaje, corrientes o profundidad de la piscina

no entrar súbitamente en el agua si han estado expuestos o jugando al sol. Mójales la nuca, las muñecas y procura que entre lentamente (lo sé, es complicado, pero debemos inculcárselo)

– usar elementos de protección como chalecos, cinturones y manguitos flotantes acorde a la edad del niño

– recoge los juguetes del agua para evitar que los más pequeños se adentren a por ellos

– no les permitas correr por los bordes de la piscina para evitar resbalones y caídas

¡¡Y a disfrutar entre todos de un verano seguro!!

piscina

piscina

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *