Nuevo curso, nuevos tiempos

En casa de mis padres, junto a la foto de la comunión, la boda, el nacimiento de los niños y los veranos en la playa, hay una foto de mi primer día de cole. Baby recién estrenado, bien peinada y sonrisa de estreno.

En el móvil llevo una foto del primer día de colegio de Antonio el pasado miércoles. Uniforme nuevo, mochila al hombro, raya al lado y una inmensa sonrisa en la cara.

Más allá de las modas en los uniformes y los cambios de peinado, podría parecer que las fotos no son tan dispares. Pero sus realidades son completamente distintas.

Para empezar, la foto de Antonio la hizo su padre, quien ha tenido la inmensa suerte de llevar de la mano a nuestro Pitu mayor en su primer día de cole mientras su madre aguantaba el tipo en el trabajo intentando no soltar un lagrimón y soñando con teletransportarse a la puerta del colegio.

La Pitu Abuela no estaba en casa preparando bocadillos de nocilla para la merienda y amasando croquetas para celebrar el paso de etapa, sino siguiendo a través de Whatsapp desde un aeropuerto europeo el relato del señalado primer día.

Titos, amigos y padrinos han sufrido el babeo de los padres mostrando la foto de su uniformado niño en riguroso streaming. Y la Pitu madre se desahoga a golpe de tecla en su nuevo blog en vez de zamparse un bollo de chocolate.

Nuevo curso, nuevos tiempos. Os los iremos contando.

primer día de cole

primer día de cole

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *