Archivo de la etiqueta: cuentos

Dedicado al Pitu Padre

Hoy es el Día del Padre, y por eso hemos decidido dedicarle nuestro post semanal a todos los papás, pero muy especialmente, a nuestro Pitu Padre.

Nuestro post va dedicado a ese futbolero amante de la calle, el sol y los amigos que nunca pensó que su día a día fuera a cambiar de la manera que lo hizo hace cuatro años –y que remató para premio hace dos–.

El Pitu Padre se levanta antes que nadie en casa para preparar biberones y mochilas antes de salir a trabajar.

 El Pitu Padre cambia pañales, va a tutorías y recuerda la cita con el pediatra. No es cuestión de conciliación, él piensa que todo va en el mismo saco.

 El Pitu Padre es el soñador de la pareja, el que busca nuevos caminos y los hace posible.

 Se hace el dormido cuando los niños lloran por la noche, pero porque sabe que la madre también está despierta y aguantando el pulso a ver quién de los dos se levanta antes.

El Pitu Padre cuenta cuentos pero no Los Tres Cerditos ni Caperucita Roja; él prefiere narrarles la semifinal del Sevilla FC un jueves de Feria contra el Schalke 04; y el caso es que le da resultado, ¡¡los deja fritos!!

Le gustan las guerras de almohadas los domingos e ir a comprar churros para sus niños. Le gusta llevarlos al burger los fines de semana que mamá trabaja y darles chucherías para ver el partido de fútbol desde la grada. No le gusta hacer el papel de ‘Poli-Malo’.

El Pitu Padre también tiene aún cosas que aprender, entre ellas, escoger la ropa del armario y combinar pantalones, con camisas y jerseys. ¡Prefiere cerrar el inventario anual que vestir a dos niños de domingo!

El Pitu Padre se queja mucho menos que yo, no usa las redes sociales para lamentarse de las malas noches ni de las citas con amigos suspendidas por una otitis, y hasta es capaz de enfrentarse a un post si la community manager de la casa se lo pide.

El Pitu Padre va a pasar el Día del Padre a kilómetros de casa; va a echar de menos los besos de Álvaro y las ocurrencias de Antonio. Por eso le mandamos este post para que recuerde siempre… ¡¡que es el mejor padre del mundo mundial!!

Día del Padre

Día del Padre

Cupcakes

8 propósitos de Año Nuevo que no pienso cumplir

#BlueMonday es el nombre que se ha impuesto al tercer lunes de enero y que viene a significar el ‘lunes triste o nostálgico’. Según dicen es el día más melancólico del año porque concluyen las vacaciones, se retoma la rutina, se caen algunos de los propósito de Año Nuevo, cuesta de enero… Tonterías del Primer Mundo.

Pero me ha servido para reflexionar sobre esas baterías de propósitos de Año Nuevo que llenaron la blogosfera hace un mes y que con solo leerlas me daba un ataque de ansiedad de pensar la cantidad de cosas que debía imponerme para ser una mamá-mujer-esposa-currante-pibón ‘perfecta’.

Así que voy a poner mi granito de arena para levantar el estado de ánimo general con una lista de propósitos de Año Nuevo que no pienso cumplir de ninguna de las maneras:

 1. Pasa más tiempo con tus hijos. ¡Ya me gustaría a mí! Me encantaría llevarlos todas las mañanas al cole, y preparar magdalenas, y merendar entre algodones, y pasar toda la tarde jugando, y estar todas las noche a la hora de los baños, la cena y el cuento… Pero el señor director del banco al que todos los meses le pago la hipoteca no piensa lo mismo y dice que quiere lo suyo. Y no puede ser. Así que no voy a torturarme con las cosas que podría estar haciendo en vez de cumplir mis cuarenta horas semanales. Disfrutaré cada uno de los momentos que paso con ellos porque siempre he pensado que más vale la calidad que la cantidad.

2. Cuida tu dieta. Ya lo sé, que en Navidades he cogido un par de kilos, pero es para tener reservas para el resto del año. Así no me sentiré culpable cuando me salte el almuerzo porque he salido tarde de trabajar y lo sustituya por un sandwich a media tarde.

3. Disfruta del último tratamiento de belleza. Con lo que a mí me gusta un potingue, una sesión de spa, un nuevo tratamiento… ahora me conformo con desmaquillarme todas las noches y aplicarme mis cremas una vez al día (aunque reconozco que son muchas las mañanas que amanezco con la cara como un mapache porque me quedé dormida antes de quitarme el rimmel).

Tratamientos de relax y belleza

Tratamientos de relax y belleza

4. Aprende a hacer cupcakes. Pues sé que están muy de moda pero la verdad es que no me atrae. Y digo yo ¿cuándo los haría? Después de poner las lentejas, triturar las papillas y dejar listos los biberones para la mañana siguiente?? Me saldrían un churro. Mejor los encargo en @Ofelia_Bakery o @cupcakesandgo.

Cupcakes

Cupcakes

5. Cultiva tus relaciones sociales. Hace tiempo que obvié de mi vocabulario eso de ‘nos llamamos para un café’. La otra persona y yo sabíamos de sobra que esa llamada nunca se produciría pero quedaba bien. Si entonces que tenía tiempo y ganas no lo hacía ¿quién se cree que lo vaya a retomar ahora? Cada vez cuento con menos tiempo libre para mí y los míos así que si hago planes los hago con gente que me apetece ver de verdad, con mis amigos, familia y compadres a los que echo de menos y quiero. La falta de tiempo es lo que tiene: no tienen cabida los compromisos.

6. Sigue los patrones de la nueva ‘it-girl’.  Ni esta camiseta es vintage ni pienso crear tendencia con estos vaqueros de hace tres temporadas. Pero con un pañuelo por aquí y un detalle por allá voy solucionando el día a día.

It-girl street style

It-girl street style

7. Descubre los restaurantes más ‘trendy’ de tu ciudad. ¿Cuentan con espacio para dos carros? ¿Tienen cambiador y un mínimo espacio para que el comensal de la mesa de al lado no me mire con cara de ‘señora este bar no es para niños’? Pues siguiente punto.

8. Sube la autoestima. Cuando estoy ‘blue’, cansada agotada, enfadada o simplemente con ganas de salir huyendo, voy al cuarto de mis pequeños pitus y les pregunto cuánto me quieren: “¡De aquí a la luna!”. ¡Pues vuelta a empezar!

Ilustración de Anita Jeram del libro 'Adivina cuánto te quiero'

Ilustración de Anita Jeram del libro ‘Adivina cuánto te quiero’

Y ahora os preguntaréis, ¿por qué 8? Porque paso de categorías y modas impuestas por las que todas las listas tienen que contener 10 puntos. ¡Sed felices!