Archivo de la etiqueta: deporte

Cerramos por vacaciones

No veía el momento de colgar el cartel banner: “Cerramos por vacaciones“.

Serán quince días en los que aprovecharemos para parar, ponernos a punto, hacer algunos cambios, renovar temporada y… también tomarnos unos días de vacaciones que todo es necesario.

A pocas horas de cambiar Sevilla por la playa aún me pregunto si estoy segura de lo que me espera: maletas, viaje en coche, niños 24 horas del día (sin guardería, ni campus de verano, ni abuelos), playa-piscina-más playa, castillos en la arena, bolsas de la playa cargadas con toallas, cremas, camisetas y bañadores para un regimiento… agotamiento extremo…

En verdad no sé por qué las llamamos vacaciones.

Hace unos años sí, eso sí que eran vacaciones: las de pillarte un avión, facturar una maletita cargada de bikinis, dos pareos y un libro, y olvidarte del mundanal ruido a base de mojitos y excursiones.

Este año volveré a guardar un libro en una de las miles de maletas que tenemos que empaquetar con la esperanza de leer un par de capítulos en algún momento entre las horas infatigables de piscina y los saltos en el castillo de Bob Esponja.

Amenazo al pitu padre con abandonarlo con los dos niños un par de mañanas para irme a dar una buena caminata por la playa y así conseguir hacer algo de deporte -que correr detrás de los pitus para untarles crema aún no se considera disciplina olímpica-.

Y me prometo a mí misma desconectar del móvil, el correo electrónico, el Facebook…  bueno, bueno, tampoco tanto! Que ya tengo mil ideas en la cabeza que estoy deseando contaros en septiembre!!

¡¡Buenas vacaciones a todos!!

Cerrado por vacaciones

Cerrado por vacaciones

Colegio

Hora de elegir colegio

A estas alturas del año pasado andaba como las locas persiguiendo las agendas de los directores de colegios, pidiendo opinión a las vecinas y amigas con niños matriculados en la zona y deambulando de centro en centro comparando horarios, instalaciones, servicios y rankings en los informes de la Delegación de Educación. Estaba en plena búsqueda de COLEGIO.

Creo que ni cuando elegí carrera universitaria me lo pensé tanto. Pero por primera vez sentí esa angustia de tener que tomar una decisión que bien podría marcar los designios, amigos y día a día de mi(s) hijo(s) en los próximos años. Llamadme exagerada.

Hora de elegir colegio

Hora de elegir colegio

Así que por si os sirve aquí comparto con vosotros algunas de las claves que valoré a la hora de rellenar el sobre de la matrícula:

  • Proyecto educativo: o lo que de toda la vida se ha venido en llamar “un buen colegio”. Es cierto que todos los centros siguen un mismo patrón curricular y que el profesorado se va renovando periódicamente pero ya sea por el equipo directivo, la implicación del claustro o el trabajo con los alumnos hay colegios cuyo proceso educativo convence más que otros.
  • Público, privado o concertado: no es por cuestión de ideologías, es por pura coherencia. ¿Puedes permitirte pagar la educación privada de tus hijos? ¿Estás dispuesto a comulgar con los postulados -no siempre religiosos- de ese centro concertado? ¿Apuestas por la enseñanza pública?
  • Comedor y aula matinal: puede parecer secundario pero hay muchas familias para las que la prestación de estos servicios, así como el coste o subvención de los mismos, es fundamental en la conciliación de la vida laboral y personal. Pregunta horarios y costes ¡importantísimo!
  • Horarios: todavía hay colegios que tienen jornada partida con tardes de clases obligatorias. ¿Encaja con tus horarios?
  • Actividades complementarias: muchos centros ofrecen a la familia la posibilidad de completar la jornada con actividades extraescolares que facilitan el desarrollo de los niños (deporte, música, teatro, manualidades…) y la compatibilidad con los horarios de los padres.
  • Instalaciones: si para ti es importante el deporte y las actividades complementarias valorarás que el centro en cuestión tenga unas buenas instalaciones (patio, polideportivo, pistas deportivas…) para el uso de los alumnos.
  • Bilingüismo: cada vez son más los colegios -públicos y privados- que ofrecen a los alumnos la posibilidad de impartir clases en un segundo idioma. Para los de la generación del ‘I am Muzzy’ (la mía) es algo muy a tener en cuenta.
  • Grados: hay colegios que sólo imparten Infantil, otros que además suman Primaria, los que se complementan con Secundaria y unos pocos que además ofrecen Bachillerato e incluso grados formativos en el mismo centro. Sopesa los pros y los contras de los cambios de centro en los niños.
  • Puntos: infórmate bien de los puntos necesarios para la admisión del niño en el colegio en cuestión, sobre todo en aquellos de gran demanda. El domicilio familiar, el laboral, hermanos escolarizados, minusvalías o la renta económica son algunas de las circunstancias que condicionarán el tanteo con el que tu hijo optará por una plaza del centro deseado.
Valora lo que cada colegio te ofrece

Valora lo que cada colegio te ofrece

Pregunta, concierta entrevista con directores, compara, haz listas de pros y contras… y cruza los dedos para que en la nómina de admitidos aparezca el nombre de tu hijo en el colegio deseado!! Años atrás he visto parejas que se separaban para coger puntos por familias monoparentales (ese supuesto lo han eliminado ya, al menos en mi comunidad autónoma), gente que se cambiaba de domicilio o quien contrataba a un detective privado para investigar a todos los niños que figuraban por delante del suyo en la lista de admitidos. ¿Y sabéis qué ? Que ahora lo entiendo, aunque no lo comparta.

Di saltos de alegría cuando en segunda fase y tras sorteo en la Delegación comprobé que mi Pitu mayor entraba en el colegio que su padre  y yo habíamos elegido.  Fue algo así como el día de la lotería. ¡Que haya suerte para todos!

Padres, que no entrenadores

La familia bloguera que escribe unida jamás será vencida!! Hoy os presentamos al Pitu padre que se estrena en el blog y escribe sobre uno de sus tema favoritos: el deporte de base. ¡Súper interesante!

Hola a todas y a todos.

Como esta aventura es familiar, también le toca al PituPadre escribir en este blog. Y me estreno con una de mis pasiones: el deporte. De ahí que mi primer post vaya dedicado a todos esos padres que llevan a sus hijos a realizar cualquier deporte.

Por mi propia experiencia, he visto muchas actitudes de padres cuando van a ver a sus hijos a realizar cualquier deporte y ahora me toca ponerme en su lugar debido a que nuestro hijo mayor ha empezado en la escuela de pre-deporte del club al que pertenezco. Sin ánimo de adoctrinar a nadie y sí de exponer cómo vamos a afrontar en casa esta nueva etapa en la educación de nuestros hijos -sí educación, llevar a nuestros hijos a practicar deporte es sumar en la educación y el desarrollo, físico y personal-, comparto con vosotros las actitudes que creo que los padres debemos de adoptar, actitudes que supongan un plus en esta educación y desarrollo deportivo.

Nuestras reglas en el deporte

Nuestras reglas en el deporte

Llevo muchos años involucrado en un club deportivo de fútbol sala. Empecé jugando cuando niño, de adolescente fui entrenador en las bases y ahora me toca estar en la gestión del mismo. ¿Por qué os cuento esto? Porque todos los niños no pueden ser Cristiano Ronaldo, Messi, Pau Gasol o Rafa Nadal y porque los padres debemos entender que si nosotros no pudimos ser deportistas de élite no intentemos que nuestros hijos lo sean si no quieren o no pueden serlo.

Lema

Lema

También está el caso de los padres entrenadores, padres que ejercen de entrenadores en la banda. Si hemos elegido bien dónde nuestros hijos practican su deporte, no hace falta que los padres le demos indicaciones técnicas o tácticas antes, durante y después de sus entrenamientos o partidos.

Comportamiento en el deporte

Comportamiento en el deporte

Éstos y otros comportamientos los ha estudiado Patricia Ramírez (@Patri_Psicóloga), una reputada psicóloga de la salud y el deporte. Este vídeo que compartimos con vosotros recoge algunas claves saludables que se deben adoptar en el deporte infantil, prácticas que concuerdan con la actitud que nosotros vamos a tomar para nuestros hijos.

Insiste Patricia Ramírez en que el motivo para que un niño haga deporte debe ser el disfrute, la relación con otros niños, el ejercicio físico. Los niños no tienen que rendir, tienen que relacionarse y ser felices. Eso no significa que no se anime al niño, se le premie y valore el ejercicio que ha hecho, pero nunca motivar para que el niño haga cosas que ni tan siquiera el entrenador le pide.

Hay  que recordar que no todos somos el tío de Rafa Nadal. La vuelta a casa no debe ser un examen de los fallos cometidos en el partido ni un rosario de reproches. Tal vez sea mucho más constructivo preguntarle cómo se lo ha pasado. El deporte es una actividad saludable y para relacionarse con otros niños, no un examen ni una exigencia.

Decálogo del padre del deportista

Decálogo del padre del deportista

Hay valores ligados al deporte que no se deben desdeñar: el trabajo en equipo, la consecución de logros y metas, la puntualidad, el compromiso con los compañeros de equipo, la disciplina, el compañerismo y la cohesión. Vamos a aprovecharlos.

Ni nuestro hijo nos va a sacar de pobres ni yo voy a ser el próximo Del Bosque. Así que vamos a disfrutar todos, él y nosotros, del deporte.

equipo prebenjamines

equipo prebenjamines