Archivo de la etiqueta: fiesta

La vida social de mis niños

Hay días en los que me pregunto dónde quedó mi tiempo libre –ya sabéis, ir de compras, salir a cenar con amigos y otras parejas, tardes de cine y teatros…– para acabar organizando los fines de semana en función de los cumpleaños infantiles a los que invitan a mis hijos.

Os prometo que yo antes tenía una vida social muy variada y divertida: no había un bar de tapas en Sevilla que el Pitu Padre y yo no hubiéramos catado ni un garito de taburetes altos que se nos resistiera.

Pero, sin saber cómo, me encuentro organizando mis tardes y fines de semana en función de la agenda social de mis niños. No bastaba con que haya cambiado las películas de autor por los últimos estrenos de Pixar, las tabernas de barra minúscula por los bares con terraza y un parque cerca, y hasta los tacones por las Converse (mucho más cómodas para correr detrás de los pitus en el parque). Ahora también he cambiado el orden de prioridades de mis hobbys que han sido alterados sustituidos por los cumpleaños infantiles a los que invitan a mis hijos.

Hay semanas en las que hemos llegado a asistir hasta a tres fiestas de cumpleaños entre compañeros de clase, familiares e hijos de mis amigos. Me conozco todos los parques de bolas, McDonalds y clubs sociales especializados en celebraciones a dos kilómetros a la redonda y bien podría hacer una guía de los menús de pizzas y nuggets de los locales de celebraciones de la ciudad.

Todo ello sin abordar la cuestión económica, porque no hay cumpleaños que se preste sin el tradicional regalo al niño homenajeado. Menos mal que en las fiestas de los niños de la clase hemos acordado hacer entre todos los invitados un regalo conjunto para que las carteras de los padres no se resientan demasiado. Con ello además conseguimos no atiborrar al niño con un montón de paquetes ni volvernos locos los padres buscando qué comprar.

El Pitu Mayor es un niño muy sociable, tiene muchos amigos; el mediano, con 4 años, ha empezado a recibir las primeras invitaciones pero –afortunadamente para mí– aún son pocas. ¡No quiero ni imaginarme cuando el pequeño también entre en juego! ¿Cómo vamos a hacerlo?

Cuando alguna vez he hablado con mi cuñada, que es profesora, de la gestión de los cumpleaños, siempre me dice: “Puede resultar un poco pesado pero es una suerte que inviten a tus hijos a los cumpleaños de sus amigos. Preocúpate cuando no tengan velas que soplar“.


¿Y vosotros? ¿Cómo lleváis la vida social de vuestros hijos? ¿Se acumulan las fiestas de cumpleaños? 

 

 

Yo también dije que nunca disfrazaría a mi hijo en Halloween

No me gusta Halloween. No me gusta que los niños llamen a mi puerta gritando “truco o trato”. No me gustan los demonios, ni las calaveras, ni las brujas, ni las telarañas, ni los colmillos y motivos sangrientos, ni las calabazas

Vengo del Carrefour de comprarle a mi hijo pequeño un disfraz para Halloween.

Sí, vuelvo a comerme mis palabras, aquellas sentencias tan rotundas que proclamaba antes de ser madre. “Nunca vestiré a mi hijo de Halloween”. Pues ya he vestido a dos.

El viernes es la fiesta de Halloween en la guardería del pequeño Pitu. Todo el centro escolar está ya adornado con telarañas, esqueletos y calabazas. Y se anuncia fiesta de disfraces.

halloween2

Tenía tres opciones:

1. Poner de excusa que el niño está malo, no llevarlo a la guarde y ojos que no ven…

2. Llevarlo vestido de paisano y explicarle a sus dos años de edad que nosotros somos más de buñuelos y huesos de santos.

3. Comprarle un disfraz y que se lo pase genial con sus amigos.

¿Y sabéis que es lo peor? Que el Pitu mayor que ya está en el colegio, un colegio que no celebra Halloween, se muere de envidia porque también quiere disfrazarse de Conde Dracúla. Lo dicho, si no quieres caldo ¡¡dos tazas!!

halloween

Disfraz de mago Merlín #DIY por menos de 10 euros

Se acerca el fin de curso y tal vez muchos de vosotros estéis inmersos en la organización de fiestas, bailes y disfraces para los colegios y guarderías. Es por ello que comparto con vosotros este disfraz de mago Merlín que nos han encargado este año en la guarde del Pitu pequeño.

Los que me conocéis sabéis que no soy especialmente fan de las manualidades pero dos niños, una guardería y un cole han aflorado la necesidad el amor por el DIY. Así que si queréis propuestas de un disfraz de mago para verano por menos de 10 euros seguid leyendo.

¿Qué necesitas?

– Medio metro de tela azul

– Goma eva de purpurina

– Fieltro azul

– Pegamento para telas y velcro adhesivo

– Cinta de pasamanería

Primero compré una tela fresquita en color azul –con medio metro para un niño de dos años me sobró–. Para tomar las medidas siempre uso una camiseta de patrón y corto dejando margen para las costuras.

Materiales para la confección del disfraz de Mago Merlín

Materiales para la confección del disfraz de Mago Merlín

Le hice una parte delantera y dos capas traseras que después cosería por los costados. Para abrir y cerrar opté por un velcro adhesivo, son bastantes resistentes y no necesitan aguja e hilo. Para el cuello y los bordes del vestido usé una cinta de pasamanería en color plata para que quedara más coqueto.

Tela azul

Tela azul

Remate con cinta de pasamanería

Remate con cinta de pasamanería

Lo más bonito viene a continuación. Me decidí por goma eva de purpurina para diseñar estrellas y media lunas que después pegué con pegamento para telas por toda la túnica de mago.

Estrellas y lunas de goma eva de purpurina

Estrellas y lunas de goma eva de purpurina

Ya solo queda el sombrero. Yo usé fieltro azul y dibujé un semicírculo. Pegué más lunas y estrellas y uní los extremos consiguiendo un cono. Para que quedara más mono le coloqué una estrella en la punta del gorro. Un consejo: para asegurarnos que el gorro se mantenga en la cabeza del niño al menos los cinco minutos del baile podéis coserle un elástico o hacer dos agujeritos en los lados y meter una diadema de plástico.

Gorro de mago Merlín

Gorro de mago Merlín

Gorro con estrellas

Gorro con estrellas

Para completar el look de mago, le hice su correspondiente varita: un palillo de comida japonesa envuelto en papel de plata y rematado con una estrella. ¡Chulo, eh?

Varita de mago

Varita de mago

¿El resultado? Mirad qué mago más guapo. ¡Y además bailó! Eso sí, lo que más le gustó fue despegar una a una las estrellas que con tanta paciencia había dibujado, recortado y pegado su madre…

 

Mi mago favorito

Mi mago favorito

Su primer cumpleaños con amigos

Tarta de cumpleaños

Tarta de cumpleaños

Os debía un post muy especial, ¡el del cumpleaños del Pitu Mayor!

Antonio cumplía 4 años y era una cita muy especial. Su primer año de colegio ha marcado una celebración a la que por vez primera se sumaban sus compañeros de clase, su primer cumpleaños con amigos. Esa lista de invitados lleva confeccionándose meses y por supuesto que ha ido cambiando con el transcurso de los días. “Mamá borra de la lista a xxxito porque me ha pegado en el recreo” o “Mamá apunta en la lista a mi amiga xxxita porque me va a invitar al cumpleaños de su hermana pequeña” han sido los comentarios habituales a lo largo de los últimos meses.

Corona de cumpleaños

Corona de cumpleaños

Para la celebración, se nos presentaba una dificultad añadida: el suyo fue el día más caluroso de los últimos años. Juro que no exagero: Meteorología llegó a activar el aviso naranja y los termómetros amenazaban con 41 grados a la sombra. Así que sobre la marcha tuvimos que maniobrar para que no se nos derritieran los niños como sí que ocurrió con las palmeritas de chocolate (todo un clásico de los cumpleaños infantiles!). Solución: ¡globos y pistolas de agua!

Globos de agua

Globos de agua

Un cubo de agua y una docena de pistolas de plásticos y nuestra fiesta se convirtió en el más divertido de los parques infantiles.

Fiesta de globos de agua

Fiesta de globos de agua

Por lo demás, sandwichs de york y queso, patatas, chuches y ¡tarta de chocolate! Para la decoración, globos de colores. Y de regalos, juguetes, muchos juguetes.

Abriendo los regalos

Abriendo los regalos

El Pitu Mayor llevaba despierto desde las seis y media de la mañana. “¿Es ya mi cumpleaños?”, preguntaba como si se tratara de la mañana de Reyes.

Los niños nunca dejan de sorprenderte. Le compramos regalos, vinieron sus abuelos, titos y primos, invitó a sus amigos, jugó hasta el agotamiento… pero ¿sabéis que fue lo que más le gustó? A primera hora de la tarde, cuando preparaba todo para bajarlo al parque, le enseñé unas servilletas estampadas con motivos de Rayo McQueen que le compré a juego con unos vasos y unos platos de plástico. Cuando vió la servilleta -¡¡¡una simple servilleta de papel!!!- me dijo abrazándome y emocionado: “graaaaacias mamá”.

¡El año que viene le compro dos paquetes de tissues y me dejo de tanto el jaleo ;)!

 

Servilletas y platos de Cars

Servilletas y platos de Cars

¡Mamá, me han invitado a una fiesta de cumpleaños!

Mañana tenemos su primera fiesta de CUMPLEAÑOS de la clase del colegio.

Hasta ahora nos habían invitado a un par de cumples a los que no hemos podido acudir por ser en fin de semana y tener otros planes o porque su padre y yo no podíamos llevarlo por motivos de trabajo. Pero mañana es el cumpleaños de su compañera de mesa del colegio. Su primer cumpleaños del cole de los mayores –como él dice olvidándose de las fiestas de primos, hijos de amigos de sus papás y un par de compis de la guarde–.

Reconozco que en un primer momento estuve tentada de rechazar la invitación sólo de pensar en el maratón que me espera de horarios. Además, si hay 25 niños en la clase y lo invitan a 25… uff! Ya tendremos alguno que nos cuadre. ¿Y qué hago con el hermano? ¡Y tendré que buscar un regalo!

Pero una conversación con la tita Ana me hizo cambiar de opinión. La tita Ana (mi cuñada) es maestra de Infantil y el otro día me dijo: “¡Qué alegría me da que inviten a Antonio a los cumpleaños! ¿Sabes cuántos niños hay a los que no invitan a ninguno! Me da tanta pena cuando veo que llegan las fiestas y las invitaciones y hay niños de los que nunca nunca se acuerdan…”

Y lo vi claro. Igual que madrugo para llevarlo a clase o su padre lo acompaña a pre-deporte, entra en nuestras vidas la etapa de cumpleaños. ¡Pues a soplar velas!

Tarta de cumpleaños

Tarta de cumpleaños