Archivo de la etiqueta: Imaginarium

Conclusiones del Día de Reyes

Después de un día de Reyes de infarto, de tirarnos por el suelo a recoger caramelos en la Cabalgata como si no hubiera un mañana, de dejar zapatos limpios en el árbol, anís y turrón para sus Majestades y agua para los camellos, de una noche de nervios y un despertar de ilusión de los que quedan grabados para toda la vida, de abrir paquetes, regalos y más regalos… me quedo con varias conclusiones:

– La ilusión de los niños. Son felices porque tres señores montados en camello se han cruzado medio mapa para traerles ese juguete que tanto querían!! Y fíjate si son magos que han acertado: ése era justo el Transformer que el Pitu Mayor había pedido.

– Ha merecido la pena recorrerme las jugueterías de media ciudad para encontrar el Centro de Mando de la Patrulla Canina. El Pitu pequeño se ha acostado con ella y abrazado a Chase y Rubble.

reyes

–  Da igual lo grande o caro que sea el regalo, ellos no entienden los valores con los que nos empeñamos en medir las cosas los adultos. Al final el detalle más insignificante puede convertirse en su regalo favorito de este año.

– Necesito un piso más grande para guardar todos los paquetes que aún tengo desordenados en el salón. Nuestra casa parece una sucursal de Imaginarium.

– Me encanta el Día de Reyes, desde que tengo a mis Pitus mucho más.

¡Espero que todos hayáis sido muy buenos y los Reyes muy generosos!

 

 

Lo que nadie te cuenta de la ‘Operación Pañal’

Tengo a la mitad de mis amigas, conocidos y clientes inmersos en lo que he venido a llamar ‘Operación Pañal‘, es decir, la retirada de los pañales de bebés y niños de entre dos y tres años de edad.

Muchos con la vista puesta en la entrada en el colegio el próximo curso piensan estos días cuándo es el mejor momento para ponerse a ello (si ahora en primavera o esperar al verano), analizan la madurez de sus hijos en cuestión de esfínteres y leen cuanto cae en sus Ipads a fin de estar bien preparados para la retirada de la celulosa.

Sin ánimo de hacer un recopilatorio de las condiciones fisiológicas, de madurez e independencia de los niños para enfrentar tan importante paso, sí que nos proponemos hablar de algunos aspectos que no siempre te cuentan pero que consideramos importantes  a la hora de decirle adiós a la celulosa.

Diseño de la marca Hoppop

Diseño de la marca Hoppop

En primer lugar, es importante saber elegir el momento. Muchos optan por el verano porque los niños van más ligeros de ropa y las temperaturas son más benévolas en caso de que se mojen con algún escape.

Otros prefieren la primavera porque así tienen más margen de tiempo para adaptarse al proceso sin la presión de la fecha tope: la entrada en el colegio, donde ya deben ir controlando el pipí.

Otra ventaja de intentarlo en primavera es que podéis contar con la ayuda de los profesores y monitores de la guardería, en caso de que los niños vayan a escuelas infantiles. Ellos tienen una mayor experiencia y aprovechan la experiencia grupal -ven a otros niños yendo solos al baño- para motivar a los pequeños.

Elige ese momento no solo atendiendo a las necesidades del bebé, analiza tu propia situación personal. En mi caso, recuerdo que pensé en quitarle el pañal al Pitu Mayor en el verano en que cumplía dos años. Pero acababa de nacer el pequeño, estaba centrada en lactancia y evitar celos y me negué a complicarme aún más el día a día. A la primavera siguiente dejó el pañal en menos de una semana.

Para motivarlos os recomendamos otros trucos como recurrir a ropa interior -bragas y calzoncillos- de sus dibujos animados favoritos. Les sorprenderá cambiar pañales blancos por ropa interior con personajes de Mickey, MinnieCars o las Princesas de la Factoría Disney que “no pueden mojarse” con escapes espontáneos.

Bragas Minnie

Bragas Minnie

Haz acopio de calzoncillos y bragas porque muy probablemente tengas que usar un buen número de ellos a lo largo del día sin contar con los pares que debes dejar en la guardería y los que llevarás en la bolsa o mochila cuando salgas de paseo o a jugar al parque. Cuenta con que la lavadora hará horas extras.

Calzoncillos Cars

Calzoncillos Cars

Para los periodos de transición, también existen unos pañales con forma de braguita –yo usé los de la marca Dodot– que se pueden subir y bajar fácilmente. Son de celulosa y retienen como un pañal, pero ayudan al niño a crear el hábito de quitar y poner con cierta autonomía.

Pañal Dodot Liberty

Pañal Dodot Liberty

Además, habrá llegado el momento de abandonar ciertas prendas de su vestuario como los bodys y los peleles enterizos. Es la hora de darle paso a las camisetas interiores y los pijamas de dos piezas.

Camiseta tirantes

Camiseta tirantes

Para hacer más atractivo -y cómodo- el proceso también podéis emplear escupideras y adaptadores para el WC. Los hay desde originales -y un tanto aparatosos, todo sea dicho- asientos con orinal adaptable a distintas etapas, tapas y asas laterales (como éste que os enseñamos de Imaginarium) hasta reductores del inodoro de quita y pon (os traemos este económico modelo de Prenatal).

Orinal adaptable

Orinal adaptable

Reductor WC para niños

Reductor WC para niños

Y si de proveernos de material hablamos no olvidéis dos cosas muy importantes: la primera, una botella grande de lejía; la segunda, buenas dosis de paciencia.

¡¡Ánimo!!

P.D.

Nota para ejercicio mental: cuando estéis al borde del colapso por el enésimo pipí recogido, ¡haced un cálculo aproximado de lo que os vais a ahorrar en pañales en los próximos meses! ¡¡Todo es cuestión de encontrarle el lado positivo a las cosas!!