Archivo de la etiqueta: moda

Conciliar también es que los vista papá (y a su gusto)

Cuando hablamos de conciliación la mayoría de las ocasiones lo hacemos en clave femenina y en un amplio porcentaje en tono de queja, con poca autocrítica. Hoy no voy a hablaros de conciliación laboral ni de políticas que nos hagan más fácil la carga familiar sino de esos detalles cotidianos del día a día como quién viste a los niños en casa.

Me ha costado, pero he llegado a la convicción de que a veces conciliar también es aceptar que a tus hijos los vista papá, y a su gusto, con el riesgo que ello conlleva en algunos casos al ver el resultado final…

Y me ha costado reconocerlo porque han sido varias las ocasiones que tras llegar de trabajar –o de la peluquería de echarme mechas, que tampoco hay que ser tan mártir– y encontrarme a los pitus arreglados por el buen padre, he corrido al armario a cambiarles esa camiseta que no pegaba ni con cola con aquellos pantalones o a sustituirles ese polo de manga larga por otro más veraniego “porque hoy no hace tanto frío“.

El consiguiente cabreo del Pitupadre es comprensible por mucho que yo me esfuerce en hacerle distinguir el poder de la combinación de los pantones.

Y es que al cambiarles esa camiseta de hace dos temporadas por la camisa tan monísima que YO les había comprado y que YO había pensado que era ideal  para este día precisamente, no solo estoy echando por tierra su trabajo de vestir, limpiar y peinar niños; también su autoridad y su iniciativa. ¡Con qué derecho me voy a quejar después si el reparto de las tareas de la casa no es igualitario o no está al día de las circulares que nos llegan a través del grupo de whatsapp de las mamás los papás de la clase!

No me imagino cómo debe ser la situación entre aquellos que tenéis hijas y os enfrentáis además a la tarea de rematar lazos, trenzas y colas. Nosotros suficiente tenemos con la lucha por la ropa deportiva: ¡qué insistencia en ponerles la camiseta de su equipo de fútbol y los botines!

A las madres se nos llena la boca pidiendo que limpien como nosotras, que hagan trenzas como nosotras, que cuenten las piezas de fruta que los niños han comido al día y no las sustituyan por la galleta de chocolate como hacemos nosotras… ¡¿pero cuántas veces nos resistimos a dejar esa parcela de poder de decisión sobre lo que le conviene o no al niño?!

El pasado sábado me fui a la peluquería a las nueve de la mañana. Cuando volví a las once, los niños estaban desayunados y vestidos con una combinación de colores y tejidos que hizo que se me volvieran a rizar los pelos. Suspiré hondo y nos fuimos de paseo. A veces conciliar también es esto: aceptar que a tus hijos también los puede vestir su padre a su gusto. E incluso puede que no vayan mal, simplemente como tú no lo habrías hecho.

 vestidos4

#PituSorteo junto a Historias de Pitufines

Hoy nuestra amiga Lydia, de Historias de Pitufines, nos dedica un precioso post sobre nuestra tienda on line, en el que os explica todos los productos que podéis encontrar en ella y las ventajas de comprar on line las mejores marcas al mejor precio.

Además, para celebrarlo, organizamos un sorteo en el podéis participar para conseguir un precioso conjunto de primera postura para bebé compuesto por un jersey, ranita, patucos y capota; body de Babidu y leotardos de Condor.

Os pasamos el enlace para que nos conozcáis mejor y ¡podáis participar en el #PituSorteo!

http://historiasdepitufines.com/pitu-pitu-ropa-bebe-ninos-de-calidad/

pitu pitu

Para participar:

¡Mucha suerte!

Bases: el sorteo está activo desde el 18 de enero hasta el 24 de enero a las 23:59 h. El sorteo se realiza mediante la plataforma Sortea2. El envío del producto es solo para Península. Se comprobarán los requisitos y se eliminarán participaciones fraudulentas sin aviso previo.El ganador será notificado en este post durante la semana del 25 de enero.

Cómo vestir a los niños en otoño (o veroño)

A ver si os suena: te levantas por la mañana y el cielo está oscuro, llueve. Despiertas a los niños y le colocas a uno el pantalón del chándal, polo de manga larga y sudadera; a la otra los vaqueros, blusa de manga larga y jersey de cuello cerrado. Listos para el cole. El chaparrón dura media hora, sale el sol y suben las temperaturas. A mediodía, los recoges sudando como un pollo y con sudadera y jersey hechos un asco de arrastrarlos por el suelo.

A la mañana siguiente dices “a mí no me vuelve a pasar“. Los vistes con bermudas, camiseta de mangas cortas y las sandalias porque ha amanecido despejado. A la salida del colegio cae un chaparrón que te obliga a ir a buscarlos en coche.

Al tercer día aparecen nuestros amigos los mocos con sus inseparables toses y los dejas en pijama porque tienen tal resfriado que no los puedes mandar al colegio. ¿No te suena? ¡Todo un clásico de la temporada de otoño o más bien veroño que acabamos de comenzar!

Para ayudarte con los nuevos looks, Pitu Pitu te ofrece algunos consejos pensados para ayudarte a vestir a bebés y niños:

– Efecto ‘capas‘ o ‘cebolla‘: ¡Todo un clásico! Recurre a camisetas, polos y rebecas que puedas poner y quitar fácilmente según se encuentren en interiores o exteriores así como atendiendo a la actividad del niño.

Polo de Gocco

Polo de Gocco

Rebeca de Zara

Rebeca de Zara

Bodys y camisetas interiores: recupera la ropa interior y apuesta por bodys y camisetas interiores de tirantes o manga corta de algodón. Son la mejor opción para empapar el sudor y proteger a los niños ante los cambios de temperatura.

Camiseta interior tirantes de Pitu Pitu

Camiseta interior tirantes de Pitu Pitu

Camiseta interior manga corta de Pitu Pitu

Camiseta interior manga corta de Pitu Pitu

 

Zapato cerrado: es el momento de decirle adiós a las chanclas y sandalias y pasar al zapato cerrado y los calcetines. Es el tiempo de las deportivas, las pisacacas, los botines, las bailarinas, los naúticos, los mocasines…

Sneakers de Gioseppo

Sneakers de Gioseppo

Bailarinas de Gioseppo

Bailarinas de Gioseppo

– Pijamas de manga larga: las temperaturas descienden sobre todo por las noches y si además tus hijos son como los míos de destaparse a mitad de la noche ¡tenemos el combinado perfecto para la barra libre de Apiretal y Dalsy! Pasa a los pijamas de manga larga y piernas cubiertas y recupera la manta que tenías guardada desde la temporada anterior.

Pijama de Pitu Pitu

Pijama de Pitu Pitu

Pijama estrellas de Pitu Pitu

Pijama estrellas de Pitu Pitu

We love jaquets: la prenda reina de la temporada es sin duda la chaqueta: cazadora, deportiva, impermeable, bomber y nuestra preferida ¡la vaquera!

Bomber de Mango kids

Bomber de Mango kids

Chaqueta vaquera de Lefties

Chaqueta vaquera de Lefties

¿Qué te parece nuestra selección de básicos? ¿Te ha gustado? Pues comparte con tus amigos!!

Trucos para vestir a tus hijos en invierno

¿Por qué un niño se pone un jersey, un gorro polar y dos camisetas interiores? ¡¡Porque su madre tiene mucho frío!!

Más allá del chiste fácil, muchos sois los que nos preguntáis cómo vestir a vuestros bebés y niños en los meses de frío invierno. Cierto es que ni yo misma lo tengo muy claro tres años y dos niños después, pero algunos trucos hemos probado con éxito y ahora los compartimos con vosotros:

  1. Usa siempre body o camiseta interior: sufro solo de ver a esos niños que cuando juegan en el parque o al subirse a los brazos de sus padres dejan la espalda al descubierto. No puedo más que acordarme de esa frase de abuela de ‘por los costaos entran los resfriaos’.Body cuello americano
  2. Usa leotardos en vez de calcetines: mismo problema en iguales situaciones que líneas más arriba: por muy altos que sean los calcetines siempre queda parte de la pierna al aire. Si no quieres estropear los leotardos que guardas para las ocasiones especiales puedes usar unos básicos colegiales o esos que tienen el agujero en la rodilla y estabas a punto de tirar.Leotardos
  3. Usa guantes, gorro y bufanda. Protege las partes más sensibles de su cuerpo como la cabeza, la garganta y las manos para prevenir catarros y enfriamientos. Además, ¡van tan monos con sus complementos!Gorros de jacqard y borreguito
  4. Camisetas de cuello cisne. Si tu hijo es de los que no soportan una bufanda ni deja colocarse un gorro, protégele el cuello con camisetas de cuello cisne o vuelto. Además, suelen estar forraditas por dentro y son un básico fundamental para combinar con todo tipo de ropa y situaciones.

    Camiseta cuello cisne

    Camiseta cuello cisne

  5. Hazte con unas buenas botas. Fundamental para los niños no sólo porque los protege del frío sino porque cuidarás el correcto movimiento y desarrollo del pie. Busca siempre modelos adaptados a su talla y etapa de crecimiento.

    Botas de la marca Gioseppo

    Botas de la marca Gioseppo

  6. Vigila que no se destapen por la noche. ¡La eterna cruz de los padres! Nosotros lo hemos probado (casi) todo. Desde enfundarlos en sacos de nacimiento a colocarles tres mantas bien remetidas bajo el colchón (que no aguantaban ni media hora en su sitio) hasta los sacos de dormir. Personalmente, creo que ésta es la mejor opción para los primeros años, sacos que permiten libertad de movimiento y que abrigan como si de una manta nórdica se tratara. Me han hablado también de unas fundas con cremalleras para las camas de los niños pero aún no hemos tenido oportunidad de probarlas.Saco de dormir de Calamaro
  7. Vuelve a las batas. Batines de gustoso tacto para abrigar a los niños y bebés al levantarse de la cama por las mañanas, en el tiempo de ocio, tras acabar los baños… Son un complemento imprescindible para los meses más fríos, ¡ya tendrán tiempo para polares y sudaderas!Bata infantil
  8. Capas y más capas. En ocasiones abusamos de las prendas polares, camisetas térmicas y abrigos del Polo Norte cuando lo más normal es que el niño comience a sudar como un pollo a los cinco minutos de correr y jugar por el parque. Por eso piensa siempre en capas que puedas quitar y poner fácilmente según estés en exteriores o sitios cerrados y con calefacción o  según la actividad del niño.Recortables
  9. Recuerda: ¡tu hijo tiene la misma temperatura que tú! Parece lógico ¿verdad? Pues a veces no resulta tanto. Si no cuesta comprender esas señoras que van con abrigos de pieles y sus niños con pantalones cortos y calcetines alto.

Como os decía el principio, casi cuatro años me ha costado adquirir toda esta sabiduría popular. Con todo, mi particular momento de estrés llega al final de la temporada cuando toca volver a empezar: ¡ahora que ya lo tenía controlado!

 

¿Te ha gustado el post? ¿Te ha resultado interesante? ¡Pues ayúdanos a compartir!

 

 

Cupcakes

8 propósitos de Año Nuevo que no pienso cumplir

#BlueMonday es el nombre que se ha impuesto al tercer lunes de enero y que viene a significar el ‘lunes triste o nostálgico’. Según dicen es el día más melancólico del año porque concluyen las vacaciones, se retoma la rutina, se caen algunos de los propósito de Año Nuevo, cuesta de enero… Tonterías del Primer Mundo.

Pero me ha servido para reflexionar sobre esas baterías de propósitos de Año Nuevo que llenaron la blogosfera hace un mes y que con solo leerlas me daba un ataque de ansiedad de pensar la cantidad de cosas que debía imponerme para ser una mamá-mujer-esposa-currante-pibón ‘perfecta’.

Así que voy a poner mi granito de arena para levantar el estado de ánimo general con una lista de propósitos de Año Nuevo que no pienso cumplir de ninguna de las maneras:

 1. Pasa más tiempo con tus hijos. ¡Ya me gustaría a mí! Me encantaría llevarlos todas las mañanas al cole, y preparar magdalenas, y merendar entre algodones, y pasar toda la tarde jugando, y estar todas las noche a la hora de los baños, la cena y el cuento… Pero el señor director del banco al que todos los meses le pago la hipoteca no piensa lo mismo y dice que quiere lo suyo. Y no puede ser. Así que no voy a torturarme con las cosas que podría estar haciendo en vez de cumplir mis cuarenta horas semanales. Disfrutaré cada uno de los momentos que paso con ellos porque siempre he pensado que más vale la calidad que la cantidad.

2. Cuida tu dieta. Ya lo sé, que en Navidades he cogido un par de kilos, pero es para tener reservas para el resto del año. Así no me sentiré culpable cuando me salte el almuerzo porque he salido tarde de trabajar y lo sustituya por un sandwich a media tarde.

3. Disfruta del último tratamiento de belleza. Con lo que a mí me gusta un potingue, una sesión de spa, un nuevo tratamiento… ahora me conformo con desmaquillarme todas las noches y aplicarme mis cremas una vez al día (aunque reconozco que son muchas las mañanas que amanezco con la cara como un mapache porque me quedé dormida antes de quitarme el rimmel).

Tratamientos de relax y belleza

Tratamientos de relax y belleza

4. Aprende a hacer cupcakes. Pues sé que están muy de moda pero la verdad es que no me atrae. Y digo yo ¿cuándo los haría? Después de poner las lentejas, triturar las papillas y dejar listos los biberones para la mañana siguiente?? Me saldrían un churro. Mejor los encargo en @Ofelia_Bakery o @cupcakesandgo.

Cupcakes

Cupcakes

5. Cultiva tus relaciones sociales. Hace tiempo que obvié de mi vocabulario eso de ‘nos llamamos para un café’. La otra persona y yo sabíamos de sobra que esa llamada nunca se produciría pero quedaba bien. Si entonces que tenía tiempo y ganas no lo hacía ¿quién se cree que lo vaya a retomar ahora? Cada vez cuento con menos tiempo libre para mí y los míos así que si hago planes los hago con gente que me apetece ver de verdad, con mis amigos, familia y compadres a los que echo de menos y quiero. La falta de tiempo es lo que tiene: no tienen cabida los compromisos.

6. Sigue los patrones de la nueva ‘it-girl’.  Ni esta camiseta es vintage ni pienso crear tendencia con estos vaqueros de hace tres temporadas. Pero con un pañuelo por aquí y un detalle por allá voy solucionando el día a día.

It-girl street style

It-girl street style

7. Descubre los restaurantes más ‘trendy’ de tu ciudad. ¿Cuentan con espacio para dos carros? ¿Tienen cambiador y un mínimo espacio para que el comensal de la mesa de al lado no me mire con cara de ‘señora este bar no es para niños’? Pues siguiente punto.

8. Sube la autoestima. Cuando estoy ‘blue’, cansada agotada, enfadada o simplemente con ganas de salir huyendo, voy al cuarto de mis pequeños pitus y les pregunto cuánto me quieren: “¡De aquí a la luna!”. ¡Pues vuelta a empezar!

Ilustración de Anita Jeram del libro 'Adivina cuánto te quiero'

Ilustración de Anita Jeram del libro ‘Adivina cuánto te quiero’

Y ahora os preguntaréis, ¿por qué 8? Porque paso de categorías y modas impuestas por las que todas las listas tienen que contener 10 puntos. ¡Sed felices!

 

La bolsa de maternidad 

Si hay algo que preocupa a toda embarazada cuando se acerca el momento del parto es la bolsa de maternidad. ¿Qué llevo? ¿Qué necesito? ¿Cuántas prendas de cada?

En primer lugar un consejo: lo imprescindible y necesario es la cartilla de maternidad. Parece una obviedad pero mi matrona contaba como anécdota la cantidad de parturientas que se presentan en la puerta de Urgencias con la bolsa del bebé, su maleta, la cámara de vídeo y el maxicosi y no llevan el documento principal. Yo además hago un apunte: unas zapatillas (en mi primer parto me paseé por el hospital en bata y tacones durante unas cuantas horas).

Llegado el momento de preparar la tan ansiada bolsa, aquí van algunos consejos de qué debes llevar para tu bebé en la bolsa de maternidad:

  • pañales y toallitas (aunque hay algunos hospitales en los que te proporcionan los primeros)
  • un gorro y unas manoplas (para que el bebé no pierda temperatura y evitarás arañazos)
  • varios bodys para los primeros días (son adorables recién nacidos, pero manchan, regurgitan y mojan que dan gusto)
  • un par de pijamas (en un par de días estarás de vuelta en casa con él/ella. No hace falta que vacíes el armario en la maletita en cuestión)
Pelele muy suave de la firma Calamaro.

Pelele muy suave de la firma Calamaro.

Pack de gorro y manoplas de la marca Babidu.

Pack de gorro y manoplas de la marca Babidu.

Pelele pijama de primera postura, tundosado y de manga larga de la marca YATSI.

Pelele pijama de primera postura, tundosado y de manga larga de la marca YATSI.

  • dos o tres conjuntos o peleles para las visitas (reconozcámoslo, estarás deseando que llegue la hora de las visitas para presumir de bebé. Ponlo -y ponte- guapo –y guapa–!!)
  • un par de arrullos o mantitas (recomendamos que no sean especialmente gruesas ya que en las maternidades contarás con calefacción suficiente)
Arrullo de la nueva colección Babidu.

Arrullo de la nueva colección Babidu.

Pelele de primera postura, tundosado y de manga larga de la marca BABY NIGHT en su colección Classic

Pelele de primera postura, tundosado y de manga larga de la marca BABY NIGHT en su colección Classic

Conjunto de dos piezas (camiseta y polaina) 100 % algodón de la marca Babidu.

Conjunto de dos piezas (camiseta y polaina) 100 % algodón de la marca Babidu.

Manta de topitos de la marca Duffi.

Manta de topitos de la marca Duffi.

  • gasas para el aseo personal del bebé (pronto descubrirás la capacidad de manchar, regurgitar y otras proezas del pitubebé)
Gasas estampadas 100% algodón de la marca Duffi.

Gasas estampadas 100% algodón de la marca Duffi.

Gasas bordadas 100% algodón de la marca Duffi.

Gasas bordadas 100% algodón de la marca Duffi.

  • peine, cepillo y colonia
  • chupetes
  • un precioso batón, pelele o vestido para la salida del hospital. ¡No renuncies a tu momento foto ‘Hola’!
Faldón cruzado para bebé de algodón canutillo con cuello rematado de fino encaje. Cierre lateral anudado con delicados lazos.

Faldón cruzado para bebé de algodón canutillo con cuello rematado de fino encaje. Cierre lateral anudado con delicados lazos.

En cuanto a cantidades de cada una de las prendas, sólo un consejo: con moderación. Vas al hospital, no te mudas, y siempre tendrás al pitupadre y la pituabuela que estarán deseando ayudarte con lo que pidas.

¿Lo tienes todo? Podemos ayudarte en pitupitu.es