Archivo de la etiqueta: niño

Dientes, dientes

Al Pequeño Pitu le ha salido su primer diente. Mi niño se ríe y me enseña sus encías reventonas en las que asoma un pico blanco que rompe la carne y provoca su llanto. Su boca es un imán al que van a parar manos, mordedores y todo aquello que le ofrece un poco de consuelo. Mi bebé -que es un santo de bueno- llora desconsolado y babea sin parar. Y lejos de causarme pena o preocupación como con sus hermanos, me produce una profunda ternura, porque sé que éste es un momento irrepetible. Nunca más será su primer diente, su primera papilla, sus primeros cereales. Así que mientras mi niño llora por sus dientes, yo lo achucho y me lo como a besos.

A mi Pitu Mayor se le ha caído su primer diente. Lo hemos celebrado como si hubiesen venido los Reyes Magos. Un poco por exageración nuestra, ¡es su primer diente!, un mucho porque él sabe sacarle punta a todo cuanto hace (levantó el teléfono y llamó a cada uno de sus tíos y abuelos para contarle la noticia) hemos vivido como una fiesta la visita del Ratón Pérez. Su primera mella es un roto en una sonrisa imperfecta por la que rebosa orgullo de niño mayor.

Ayer fui al dentista. Se me ha caído un empaste y me tuvieron que reconstruir una muela. Las abuelas dicen que con cada embarazo se pierde vista y muelas. Los únicos cinco minutos de paz que tuve en el día fueron los que pasé en la sala de espera de la consulta.

¡Dientes, dientes! ¡Que vamos a comernos la vida a bocaos!

¡Es ‘otro’ niño!

¡¡Es un ‘otro’ NIÑO!!

La ecografía ha dicho que esperamos otro varón, el tercero. Y estamos felices de ello. Siempre dije que quería otro hijo y que me gustaría que fuera niño, aunque nadie me tomara en serio. De hecho hay quien casi casi me ha dado el pésame por quedarme sin la niña.

No sé si es por práctica –¡lo que voy a aprovechar la ropa!–, por rutina –estoy acostumbrada a sus juegos: dinosaurios, balones, coches…–, porque sé que los tres van a estar muy acompañados o porque es algo que escapa al control humano –¡que venga lo que Dios quiera!– pero siempre me ha gustado la idea de tener hijos varones.

Hay dos razones por las que me hubiera gustado tener una niña: por saber cómo es educar en otro género –si es que existen diferencias– y ¡por esos pasillos de ropa, lazos y todo tipo de complementos que jamás encontraré en las colecciones de niños!

Con tres hijos no quiero ni imaginarme cómo olerá ese cuarto dentro de quince años en una combinación fatal de pies, sudor y hormonas adolescentes. Lo de tener solo nueras (jejejeje) tampoco me resulta muy alentador (aunque quién sabe…). Pero soy de las que cree que los niños adoran a sus mamás y ¡seguiré siendo la reina de mi casa!

Ahora en serio: niño o niña me da igual. Lo importante es que venga bien. ¡Cómo entiendo llegado este momento esa frase que repiten sin cesar madres y abuelas! Cuando tienes un hijo has hecho más de una visita a las urgencias de un hospital, eres consciente de las enfermedades y problemas que se pueden presentar y lo único que pides a Dios es que tu bebé esté sano y crezca fuerte. Los lazos para las muñecas.

El día que enseñé a mi hijo a montar en bici

Dicen que una vez que aprendes a montar en bicicleta ya nunca se olvida; yo no olvidaré el día que enseñé a mi hijo a montar en bici.

No fue nada programado. Ayer bajamos al parque como todos los días con sus patines, su bici y su pelota. De pronto lo vi, ese tío con un cuerpo como un trinquete -aunque solo cuatro años de edad- y ahí sentado sobre esa bici con sus ruedines. Había algo que chirriaba.

-” Antonio, quieres que aprendamos a montar sin ruedines“, le pregunté.
-“Bueno, pero me da miedo”, respondió avergonzado.
-“Tú confía en mamá “.

Y fue así como le quité primero una de las patas auxiliares; después aprendimos cómo parar con los frenos y echar una pierna al suelo. Es enternecedor comprobar que su primer instinto es soltar el manillar y echar la mano, que no la pierna, a las faldas de su madre, que no al suelo. Pura lógica: quién mejor que mi madre para evitar que me caiga, pensará él.

Llegaba el momento crucial. “¿Quitamos la otra pata?”
-“Vale, pero tú no me sueltes mamá “, me respondió con una contagiosa risa nerviosa.

Ruedín fuera y seguimos la lección práctica: un pie apoyado en el suelo, otro sobre el pedaltoma impulso con la pierna derecha, mantén la cabeza alta, mira al frente… ¡bravo! ¡Lo estás consiguiendo!

-“Si mamá pero tú no me sueltes”.

¡Si el tontorrón supiera que solo tengo mi mano apoyada sobre su espalda pero que no hago fuerza ninguna! ¡Que lo está haciendo él solo!

Y ahí me ves tú, emocionada de ver a mi Pitu montando en bici como un tío grande y esperando nervioso a que llegara su padre para enseñarle lo que sabía hacer.

Pequeños logros que lo hacen mayor; pequeños pasos para mi niño grande.

montar en bici

Cómo vestir a los niños en otoño (o veroño)

A ver si os suena: te levantas por la mañana y el cielo está oscuro, llueve. Despiertas a los niños y le colocas a uno el pantalón del chándal, polo de manga larga y sudadera; a la otra los vaqueros, blusa de manga larga y jersey de cuello cerrado. Listos para el cole. El chaparrón dura media hora, sale el sol y suben las temperaturas. A mediodía, los recoges sudando como un pollo y con sudadera y jersey hechos un asco de arrastrarlos por el suelo.

A la mañana siguiente dices “a mí no me vuelve a pasar“. Los vistes con bermudas, camiseta de mangas cortas y las sandalias porque ha amanecido despejado. A la salida del colegio cae un chaparrón que te obliga a ir a buscarlos en coche.

Al tercer día aparecen nuestros amigos los mocos con sus inseparables toses y los dejas en pijama porque tienen tal resfriado que no los puedes mandar al colegio. ¿No te suena? ¡Todo un clásico de la temporada de otoño o más bien veroño que acabamos de comenzar!

Para ayudarte con los nuevos looks, Pitu Pitu te ofrece algunos consejos pensados para ayudarte a vestir a bebés y niños:

– Efecto ‘capas‘ o ‘cebolla‘: ¡Todo un clásico! Recurre a camisetas, polos y rebecas que puedas poner y quitar fácilmente según se encuentren en interiores o exteriores así como atendiendo a la actividad del niño.

Polo de Gocco

Polo de Gocco

Rebeca de Zara

Rebeca de Zara

Bodys y camisetas interiores: recupera la ropa interior y apuesta por bodys y camisetas interiores de tirantes o manga corta de algodón. Son la mejor opción para empapar el sudor y proteger a los niños ante los cambios de temperatura.

Camiseta interior tirantes de Pitu Pitu

Camiseta interior tirantes de Pitu Pitu

Camiseta interior manga corta de Pitu Pitu

Camiseta interior manga corta de Pitu Pitu

 

Zapato cerrado: es el momento de decirle adiós a las chanclas y sandalias y pasar al zapato cerrado y los calcetines. Es el tiempo de las deportivas, las pisacacas, los botines, las bailarinas, los naúticos, los mocasines…

Sneakers de Gioseppo

Sneakers de Gioseppo

Bailarinas de Gioseppo

Bailarinas de Gioseppo

– Pijamas de manga larga: las temperaturas descienden sobre todo por las noches y si además tus hijos son como los míos de destaparse a mitad de la noche ¡tenemos el combinado perfecto para la barra libre de Apiretal y Dalsy! Pasa a los pijamas de manga larga y piernas cubiertas y recupera la manta que tenías guardada desde la temporada anterior.

Pijama de Pitu Pitu

Pijama de Pitu Pitu

Pijama estrellas de Pitu Pitu

Pijama estrellas de Pitu Pitu

We love jaquets: la prenda reina de la temporada es sin duda la chaqueta: cazadora, deportiva, impermeable, bomber y nuestra preferida ¡la vaquera!

Bomber de Mango kids

Bomber de Mango kids

Chaqueta vaquera de Lefties

Chaqueta vaquera de Lefties

¿Qué te parece nuestra selección de básicos? ¿Te ha gustado? Pues comparte con tus amigos!!

Fin de curso

Una de las primeras entradas que compartí con vosotros desde el Pitublog fue la del primer día de colegio de mi Pitu mayor. La ilustraba con la foto de mi rubio con su uniforme y mochila al hombro camino de la escuela. Como si fuera ayer, hoy os traigo una nueva foto de mi Pitu, pero ésta es de ayer, de su último día de colegio.

Camino al colegio

Camino al colegio

Si os digo la verdad este año se me ha pasado volando. Será la novedad, la ilusión porque todo era una nueva experiencia, el descubrimiento de cada nueva actividad, su primera fiesta de Navidad, sus excursiones, sus primeras notas…

Sin darnos cuenta ha pasado un año, su primer año de Infantil. Y aunque entre una y otra foto no se aprecian grandes diferencias –más allá de su nueva mochila regalo de sus padrinos– hay un mundo en la educación de mi niño.

Y no hablo de que sepa escribir su nombre o sumar hasta diez. Me refiero a sus relaciones con sus compañeros, su admiración por su profesora, sus descubrimientos (la música, el deporte, etc), su curiosidad, sus razonamientos, su lógica aplastante, sus preguntas molestas de responder…

Hoy es de estos días que piensas mi niño se hace grande. Fin de curso, hola vacaciones. ¡Qué lejos queda septiembre!

 

 

 

Patinete de niño de Decathlon

Ideas para regalos de comunión

Lo prometido es deuda. Hace unos días os pedía vuestra colaboración para un par de regalos de niños de comunión que teníamos que hacer. Si me preguntáis de bautizos os hago una lista de tres páginas -son el único evento social que sigo manteniendo infalible desde mi maternidad- pero hasta este mes de mayo no me había llegado la hora de las comuniones.

En cuestión de regalos de comunión me había quedado en los míos propios de hace taitantos años: la cámara de fotos, el reloj (llegué a acumular tres), el joyero, el estuche de Carioca con 36 rotuladores (que eso era nivel) y unos patines blancos. A mi hermano le regalaron más o menos lo mismo pero cambiando el joyero por la equipación de fútbol y un balón.

Así estaba yo, más perdida que el barco del arroz, cuando se me ocurrió pedir ayuda a través de este nuestro y vuestro Pitublog para salir airosa de mis regalos a niños de 10 años. Y he aquí algunas de vuestras sugerencias que espero os valgan si tenéis aún algún evento a la vista:

Recuerdos en forma de joyas: siguen triunfando los regalos clásicos de joyas como pendientes, pulseras, medallas de oro, gemelos, pisacorbatas… Destacan marcas como Tous que incluso tiene colecciones especialmente diseñadas para estas fechas .

Collar TOUS Sweet Dolls

Collar TOUS Sweet Dolls

Básicos para el gran día: una buena forma de ayudar a los padres del comulgante es regalando prendas necesarias para ese día. Es un regalo especial porque de esa manera también llevan algo nuestro en una fecha tan señalada y sus queridos padres seguro que agradecen una ayuda en una celebración que corre al completo a cuenta de los orgullosos progenitores sin que recuperen nada en metálico como si suele ocurrir en las bodas. Vestido, zapatos, corona, kan-kan, pantalones, camisa, corbata y hasta ropa interior (en esto os podemos ayudar en Pitu Pitu) son prendas necesarias que se pueden añadir a esta wish-list.

Ropa Interior Comunión Pitu Pitu

Ropa Interior Comunión Pitu Pitu

Regalos tecnólogicos: PSP, PlayStation, X-box, Ipads, teléfonos móviles y todo tipo de tablets se han convertido en el rey de la fiesta y han llegado para quedarse, como mucho, irán sumando nuevas versiones.

PS4

PS4

Deportivos: Macarena nos apunta a través de Facebook que ella adora todo tipo de elementos deportivos: canasta de baloncesto, patinete, patines, equipación de fútbol… Algunos de ellos los hemos visto en las comuniones a las que hemos asistido, por ejemplo, este patinete de Decathlon. 

Patinete de niño de Decathlon

Patinete de niño de Decathlon

Originales: nos gustó mucho la idea que compartió Rocío para regalo de comunión: ¡una máquina de hacer palomitas! ¡De lo más original! Mirad esta de El Corte Inglés estilo retro.

Palomiteros

Palomiteros

Juegos y muñecas: ¡Pues no estamos tan desfasados! Según vuestros comentarios y los escaparates se siguen regalando muñecas de comunión. Aunque el comentario que nos ha encantado es el de María del Mar, quien nos decía que en la comunión de su sobrina triunfó el juego de Masterchef.

Juego MasterChef

Juego MasterChef

Candy Bar: se ha convertido en el imprescindible de todas las celebraciones. Galletas, cupcakes, máquinas de algodón dulce, gominolas, torre de chocolate y todo lo que se te ocurra admiten estos puestos de dulces que se han erigido en must-it de todas las celebraciones. Solo hace falta un poco de tiempo, algo de gusto por la decoración y mucha mucha azúcar.

 Candy Bar

Candy Bar

Libros: Por último permitidme que ponga algo de mi cosecha. Este año hacía la Comunión un niño muy especial, el primero que nació de mi grupo de amigos. Es un niño de una madurez extraordinaria al que quise hacer un regalo tan mágico como él, de los que conservan la ilusión de la niñez aunque pasen los años: el libro de El Principito.

El Principito

El Principito

¿Os ha gustado el post? ¿Os parece interesante? Pues comparte y déjanos tus comentarios. Lo agradecemos.

Lo que nadie te cuenta de la ‘Operación Pañal’

Tengo a la mitad de mis amigas, conocidos y clientes inmersos en lo que he venido a llamar ‘Operación Pañal‘, es decir, la retirada de los pañales de bebés y niños de entre dos y tres años de edad.

Muchos con la vista puesta en la entrada en el colegio el próximo curso piensan estos días cuándo es el mejor momento para ponerse a ello (si ahora en primavera o esperar al verano), analizan la madurez de sus hijos en cuestión de esfínteres y leen cuanto cae en sus Ipads a fin de estar bien preparados para la retirada de la celulosa.

Sin ánimo de hacer un recopilatorio de las condiciones fisiológicas, de madurez e independencia de los niños para enfrentar tan importante paso, sí que nos proponemos hablar de algunos aspectos que no siempre te cuentan pero que consideramos importantes  a la hora de decirle adiós a la celulosa.

Diseño de la marca Hoppop

Diseño de la marca Hoppop

En primer lugar, es importante saber elegir el momento. Muchos optan por el verano porque los niños van más ligeros de ropa y las temperaturas son más benévolas en caso de que se mojen con algún escape.

Otros prefieren la primavera porque así tienen más margen de tiempo para adaptarse al proceso sin la presión de la fecha tope: la entrada en el colegio, donde ya deben ir controlando el pipí.

Otra ventaja de intentarlo en primavera es que podéis contar con la ayuda de los profesores y monitores de la guardería, en caso de que los niños vayan a escuelas infantiles. Ellos tienen una mayor experiencia y aprovechan la experiencia grupal -ven a otros niños yendo solos al baño- para motivar a los pequeños.

Elige ese momento no solo atendiendo a las necesidades del bebé, analiza tu propia situación personal. En mi caso, recuerdo que pensé en quitarle el pañal al Pitu Mayor en el verano en que cumplía dos años. Pero acababa de nacer el pequeño, estaba centrada en lactancia y evitar celos y me negué a complicarme aún más el día a día. A la primavera siguiente dejó el pañal en menos de una semana.

Para motivarlos os recomendamos otros trucos como recurrir a ropa interior -bragas y calzoncillos- de sus dibujos animados favoritos. Les sorprenderá cambiar pañales blancos por ropa interior con personajes de Mickey, MinnieCars o las Princesas de la Factoría Disney que “no pueden mojarse” con escapes espontáneos.

Bragas Minnie

Bragas Minnie

Haz acopio de calzoncillos y bragas porque muy probablemente tengas que usar un buen número de ellos a lo largo del día sin contar con los pares que debes dejar en la guardería y los que llevarás en la bolsa o mochila cuando salgas de paseo o a jugar al parque. Cuenta con que la lavadora hará horas extras.

Calzoncillos Cars

Calzoncillos Cars

Para los periodos de transición, también existen unos pañales con forma de braguita –yo usé los de la marca Dodot– que se pueden subir y bajar fácilmente. Son de celulosa y retienen como un pañal, pero ayudan al niño a crear el hábito de quitar y poner con cierta autonomía.

Pañal Dodot Liberty

Pañal Dodot Liberty

Además, habrá llegado el momento de abandonar ciertas prendas de su vestuario como los bodys y los peleles enterizos. Es la hora de darle paso a las camisetas interiores y los pijamas de dos piezas.

Camiseta tirantes

Camiseta tirantes

Para hacer más atractivo -y cómodo- el proceso también podéis emplear escupideras y adaptadores para el WC. Los hay desde originales -y un tanto aparatosos, todo sea dicho- asientos con orinal adaptable a distintas etapas, tapas y asas laterales (como éste que os enseñamos de Imaginarium) hasta reductores del inodoro de quita y pon (os traemos este económico modelo de Prenatal).

Orinal adaptable

Orinal adaptable

Reductor WC para niños

Reductor WC para niños

Y si de proveernos de material hablamos no olvidéis dos cosas muy importantes: la primera, una botella grande de lejía; la segunda, buenas dosis de paciencia.

¡¡Ánimo!!

P.D.

Nota para ejercicio mental: cuando estéis al borde del colapso por el enésimo pipí recogido, ¡haced un cálculo aproximado de lo que os vais a ahorrar en pañales en los próximos meses! ¡¡Todo es cuestión de encontrarle el lado positivo a las cosas!!

Cómo vestir a tus hijos en primavera

Hace cuatro años que me adentré en el mundo de la ropa infantil y aún sufro la misma angustia cuando se produce el cambio de temporada: ¿¿¿cómo vestir a los niños???

La cosa se complica cuando además toca vestirlos a pares y uno es un bebé y el otro un niño con cuerpo de gigante.

Si hay una temporada que además me rompe todos los esquemas ésa es la primavera: temperaturas extremas a medio día (al menos en esta tierra mía), frío cuando se va el sol, un día que llueve, el otro que ventea… y nunca acierto!!

Así que si sois de los míos para esto de la ropa infantil, aquí van algunos consejos de éstos que me propongo todos los años aunque luego se me queden en el camino:

Bolsa grande: aceptémoslo, habrá que llevar una mochila o una bolsa grande para la silla de paseo y no sólo por lo que tendremos que sacar si hace frío sino por lo que habrá que guardar en caso de que suban las temperaturas.

Bolsa silla de paseo de Kiwisac

Bolsa silla de paseo de Kiwisac

Ropa interior: Opta por las camisetas interiores de tirantas para niñas y las de manga corta o tirantes para los niños. En principio recurre siempre a estas prendas interiores para protegerles de los roces y el sudor. En el caso de los bebés, me decanto por los bodys de tirantas (finas para niñas o anchas para niños) o de manga corta; úsalos siempre de algodón 100%. Si te gustan con cuellos de bebé o de batista podrás prescindir de camisas y camisetas y llevarlos siempre súper monos.

Camiseta interior manga corta

Camiseta interior manga corta

Camiseta interior tirantas niña

Calcetines: llega la temporada de los calcetines: cortos, de caña alta, calados, con bolas, lazos y pompones, lisos, canalé o calados, de algodón o hilo escocés… Pon color y diversión en sus piernas y combina con todas las tonalidades. Aún así, no renuncies a los leotardos, aunque cambia el algodón por los de hilo o calados. Lleva un par de ellos de reserva para cuando refresque o por si cambia el tiempo. ¡Te alegrarás!

Calcetín calado con bolas

Calcetín calado con bolas

Operación cebolla: una vez más recurrir a las capas es el mejor consejo. Apuesta por ropa interior, camisas, camisetas y chalecos que puedas quitar cómodamente conforme aumente la temperatura bien atmosférica bien corporal por su actividad (es lo que tiene la primavera: juegos, sol, calle…).

– Ranitas, cubrepañales y bragas de perlé: serán tu complemento imprescindible para las niñas. Se acortan los vestidos y si no quieres que su ropa interior quede a la vista, usa bonitos cubrepañales y bragas de perlé, todo un clásico renovado con diseños ideales y mil colores para combinar.

Un clásico, braguita cubre pañal

Un clásico, braguita cubre pañal

Rebecas y chaquetas: no te dejes engañas por el sol radiante de mediodía, lleva siempre contigo una rebeca, jersey de punto o chaqueta para abrigar a bebés y niños.

Rebeca de hilo

Rebeca de hilo

– Una toquilla, arrullo o manta: imprescindibles para esas siestas improvisadas o el momento de la vuelta a casa. Solo tendrás que cambiar los tejidos: aparca la lana y las texturas polares por el algodón y el hilo.

Nueva manta de lunares

Nueva manta de lunares

– Hasta el cuarenta de mayo…: no guardes la ropa de invierno, puede que vuelvan algunos días fríos y lluviosos y tengas que recurrir a esas camisetas de manga larga, pijamas e incluso el chándal que ya tenías arrinconados en el fondo del armario.

 

¿Te gustó nuestro post? ¿Te parecen útiles nuestros consejos? Pues comparte y reparte que en ello va la mejor parte!!

 

Aunque seas el segundo…

Aunque seas el segundo, para mí eres lo primero.

Así que no te enfades cuando de mayor descubras que no tenemos ni la mitad de la mitad de las fotos que hicimos a tu hermano, que las camisetas que tanto te gustaban siempre eran heredadas o que tus babis y baberos estaban bordados con el nombre del ‘mayor’.

Porque aunque seas el segundo para mí siempre fuiste lo primero.

A ti siempre te di más besos y achuchones porque sabía lo pronto que crecerías.
A ti te dejé dormir en mis brazos y meterte en mi cama y saltarme las mil reglas que tenía aprendidas del manual de cómo educar a un hijo (al primer hijo).
Para ti buscaba nuevos juegos, inventaba mejores cuentos, cantaba canciones más divertidas.

Como eras el segundo, para mí siempre fuiste el primero.

No por sabido dejé de celebrar tus primeras papillas, tus primeros pasos, tus primeras palabras, tus primeros besos.
Porque contigo nunca tuve prisas ni comparaciones ni ansias porque llegara tal o cual momento. Sabía que llegarían, solo esperé y disfrute la espera.

Con el segundo hijo el tiempo se divide, pero el amor se multiplica.

Dicen que no se quiere a nadie como a un hijo; se quedan cortos. No se quiere a nadie como a DOS hijos.

Alvaro

Para Álvaro, que hoy cumple DOS años.

Colegio

Hora de elegir colegio

A estas alturas del año pasado andaba como las locas persiguiendo las agendas de los directores de colegios, pidiendo opinión a las vecinas y amigas con niños matriculados en la zona y deambulando de centro en centro comparando horarios, instalaciones, servicios y rankings en los informes de la Delegación de Educación. Estaba en plena búsqueda de COLEGIO.

Creo que ni cuando elegí carrera universitaria me lo pensé tanto. Pero por primera vez sentí esa angustia de tener que tomar una decisión que bien podría marcar los designios, amigos y día a día de mi(s) hijo(s) en los próximos años. Llamadme exagerada.

Hora de elegir colegio

Hora de elegir colegio

Así que por si os sirve aquí comparto con vosotros algunas de las claves que valoré a la hora de rellenar el sobre de la matrícula:

  • Proyecto educativo: o lo que de toda la vida se ha venido en llamar “un buen colegio”. Es cierto que todos los centros siguen un mismo patrón curricular y que el profesorado se va renovando periódicamente pero ya sea por el equipo directivo, la implicación del claustro o el trabajo con los alumnos hay colegios cuyo proceso educativo convence más que otros.
  • Público, privado o concertado: no es por cuestión de ideologías, es por pura coherencia. ¿Puedes permitirte pagar la educación privada de tus hijos? ¿Estás dispuesto a comulgar con los postulados -no siempre religiosos- de ese centro concertado? ¿Apuestas por la enseñanza pública?
  • Comedor y aula matinal: puede parecer secundario pero hay muchas familias para las que la prestación de estos servicios, así como el coste o subvención de los mismos, es fundamental en la conciliación de la vida laboral y personal. Pregunta horarios y costes ¡importantísimo!
  • Horarios: todavía hay colegios que tienen jornada partida con tardes de clases obligatorias. ¿Encaja con tus horarios?
  • Actividades complementarias: muchos centros ofrecen a la familia la posibilidad de completar la jornada con actividades extraescolares que facilitan el desarrollo de los niños (deporte, música, teatro, manualidades…) y la compatibilidad con los horarios de los padres.
  • Instalaciones: si para ti es importante el deporte y las actividades complementarias valorarás que el centro en cuestión tenga unas buenas instalaciones (patio, polideportivo, pistas deportivas…) para el uso de los alumnos.
  • Bilingüismo: cada vez son más los colegios -públicos y privados- que ofrecen a los alumnos la posibilidad de impartir clases en un segundo idioma. Para los de la generación del ‘I am Muzzy’ (la mía) es algo muy a tener en cuenta.
  • Grados: hay colegios que sólo imparten Infantil, otros que además suman Primaria, los que se complementan con Secundaria y unos pocos que además ofrecen Bachillerato e incluso grados formativos en el mismo centro. Sopesa los pros y los contras de los cambios de centro en los niños.
  • Puntos: infórmate bien de los puntos necesarios para la admisión del niño en el colegio en cuestión, sobre todo en aquellos de gran demanda. El domicilio familiar, el laboral, hermanos escolarizados, minusvalías o la renta económica son algunas de las circunstancias que condicionarán el tanteo con el que tu hijo optará por una plaza del centro deseado.
Valora lo que cada colegio te ofrece

Valora lo que cada colegio te ofrece

Pregunta, concierta entrevista con directores, compara, haz listas de pros y contras… y cruza los dedos para que en la nómina de admitidos aparezca el nombre de tu hijo en el colegio deseado!! Años atrás he visto parejas que se separaban para coger puntos por familias monoparentales (ese supuesto lo han eliminado ya, al menos en mi comunidad autónoma), gente que se cambiaba de domicilio o quien contrataba a un detective privado para investigar a todos los niños que figuraban por delante del suyo en la lista de admitidos. ¿Y sabéis qué ? Que ahora lo entiendo, aunque no lo comparta.

Di saltos de alegría cuando en segunda fase y tras sorteo en la Delegación comprobé que mi Pitu mayor entraba en el colegio que su padre  y yo habíamos elegido.  Fue algo así como el día de la lotería. ¡Que haya suerte para todos!