Archivo de la etiqueta: Patrulla Canina

Conclusiones del Día de Reyes

Después de un día de Reyes de infarto, de tirarnos por el suelo a recoger caramelos en la Cabalgata como si no hubiera un mañana, de dejar zapatos limpios en el árbol, anís y turrón para sus Majestades y agua para los camellos, de una noche de nervios y un despertar de ilusión de los que quedan grabados para toda la vida, de abrir paquetes, regalos y más regalos… me quedo con varias conclusiones:

– La ilusión de los niños. Son felices porque tres señores montados en camello se han cruzado medio mapa para traerles ese juguete que tanto querían!! Y fíjate si son magos que han acertado: ése era justo el Transformer que el Pitu Mayor había pedido.

– Ha merecido la pena recorrerme las jugueterías de media ciudad para encontrar el Centro de Mando de la Patrulla Canina. El Pitu pequeño se ha acostado con ella y abrazado a Chase y Rubble.

reyes

–  Da igual lo grande o caro que sea el regalo, ellos no entienden los valores con los que nos empeñamos en medir las cosas los adultos. Al final el detalle más insignificante puede convertirse en su regalo favorito de este año.

– Necesito un piso más grande para guardar todos los paquetes que aún tengo desordenados en el salón. Nuestra casa parece una sucursal de Imaginarium.

– Me encanta el Día de Reyes, desde que tengo a mis Pitus mucho más.

¡Espero que todos hayáis sido muy buenos y los Reyes muy generosos!

 

 

Y el Centro de Mando de la Patrulla Canina

“Queridos Reyes Magos,

Como hemos sido muy buenos este año queremos un patinete, puzzles y el CENTRO DE MANDO DE LA PATRULLA CANINA“.

¡Casi !

Mis Pitus, como la inmensa mayoría de los niños de su edad que conozco, quieren para Reyes el que es sin duda el juguete estrella de esta campaña navideña: el Centro de Mando de la Patrulla Canina.

patrulla canina

Así que hace un par de semanas salí de casa dispuesta a ayudar a los Reyes Magos a encontrar el juguete en cuestión pensando “¡qué adelantada voy este año!”. ¡¡¡Ja!!! Qué me lo creía yo. Llegué a la tienda, pregunté a la dependienta y ésta me soltó un rotundo AGOTADO.

“No pasa nada -pensé- buscaré en otro lugar”. ¡Quince jugueterías y centros comerciales me recorrí durante una semana preguntando por el dichoso tobogán de los perritos! En El Corte Inglés, la dependienta me contó que tenían 7.000 reservas. “¡Pues apúnteme usted y seremos 7001!”. “Imposible, no estamos seguros ni si vamos a poder atender las solicitudes que ya tenemos”, me respondió.

Me lancé a la webtiendas on line y grandes plataformas, con el mismo resultado: AGOTADO.

Impliqué a la familia y puse a abuelos y titos tras el rastro de los protagonistas de Bahía Aventura.

Cuando ya estaba dispuesta a tirar la toalla, entré en Hipercor y comprobé que la estantería de la Paw Patrol estaba completamente vacía. Vi a dos reponedores cargados de cajas y les repetí la consabida pregunta: “no llevaréis un Centro de Mando de…”. El chaval me miró, se metió en el almacén y volvió con una cajita azul: ¡el cuartel general  de la Patrulla Canina! “El último“, me informó. ¡No le besé porque me dio corte!

patrulla canina4

¡¡¡¡¡Yuuuuuhhhhhhuuuuu!!!

¡Si a mis Pitus les hace la mitad de ilusión de la que sentí en ese momento imaginando la mañana de Reyes daré por bien invertido el peregrinaje por todas las jugueterías de Sevilla!

Así que si estáis enfrascados en la búsqueda del juguete de la temporada, ¡ánimo! ¡Seguro que aún podéis conseguirlo!

patrulla canina3