Archivo de la etiqueta: primeros pasos

El Pequeño Pitu no quiere andar

Mi Pequeño Pitu tiene ya quince meses y no quiere andar. Tampoco gatea, ni tan siquiera se mantiene de pie. Eso sí, culea a una velocidad increíble con la que se recorre la casa entera.

Al Pequeño Pitu le sobran roscas, es tranquilo como él solo y, la verdad sea dicha, lo hemos estimulado la mitad de la mitad que a sus hermanos porque siendo el tercero era mucho más cómodo que se quedara sentado en el carrito.

Sin embargo, las alarmas saltaron cuando en la cita de Niño Sano del año su pediatra nos avisó de que iba muy retrasado en psicomotricidad y que había que hacerle algunas pruebas. Comenzamos a escuchar términos como Atención Temprana, estimulación y rehabilitación, Unidad de Maduración… y aunque intentábamos permanecer tranquilos la cabeza volaba.

Sin querer, comparamos, y aunque nuestros niños nunca habían sido muy adelantados en dar sus primeros pasos es cierto que el Mayor a su edad ya andaba sin necesidad de apoyo y que el Mediano se levantaba solo de la cuna mientras que este pequeño…

Nos derivaron al Área de Maduración donde una maravillosa doctora Ramos, tras dos horas y media de consulta y exploración, nos dio el mejor de los resultados: “al niño le sobra tocino, derrocha pachorra, pero no tiene ningún impedimento para que eche a andar cuando llegue su momento”. ¡Cuando llegue su momento!

Como siempre viene bien un empujoncito, lo apuntamos a la Escuela de Estimulación del colegio de sus hermanos y en apenas un par de meses hemos observado unos adelantos maravillosos: ya disfruta colocándose boca abajo, ha reforzado la musculatura y empieza a estirar las piernas para iniciar el gateo.

La médica vaticinó que seguramente no eche el paso cuando lo vuelva a ver en la próxima revisión. Y nos aconsejó que no nos preocupemos, con un poco de ejercicio y mucha perseverancia todo se consigue.

Yo además me he propuesto una cosa más: no comparar entre sus hermanos (ni entre otros niños, el Pequeño Pitu es el único de su clase que aún no se mantiene en pie). Cada niño lleva su propio ritmo de aprendizaje y desarrollo. ¡Ya cogerá carrera!