Archivo de la etiqueta: septiembre

Septiembre

Me gusta septiembre.

Escribo este post de-vuelta-de-las-vacaciones mientras fuera cae una tormenta de verano y tomo un café calentito delante del ordenador.

Desde pequeña me ha gustado el mes de la vuelta al cole, los anuncios de uniformes en El Corte Inglés, los días cortos y el reencuentro con el olor a tierra mojá.

Aunque las vacaciones han sido maravillosas y he comprado un cupón a ver si tengo suerte y me tomo un año sabático, ya tenía ganas de que llegara septiembre. Siempre me ha parecido  una tontería eso de la depresión postvacacional, triste es no tener dónde volver. El trabajo ennoblece y este año el parón nos ha servido para reflexionar, coger fuerzas y volver con mil y un proyectos que ya os iremos enseñando.

Hasta mis pequeños Pitus muestran síntomas de volver a la rutina tras un verano completamente asalvajados. El pequeño se ha incorporado a la guardería sin adaptación ni anestesia alguna (ni foto de primer día de guarde, ahora que caigo! Con esto de ser el segundo… Mañana le tomo una foto en la puerta y dentro de 20 años le diré que fue de su primer día…).

El Pitu Mayor cuenta los días que le quedan para volver al colegio (yo también!!), y ya está pensando en su clase nueva, los cumpleaños de sus amigos y en que quiere apuntarse a baloncesto (yo creo que por llevar la contraria al padre, forofo futbolero donde los haya).

En una semana estaré quejándome de los horarios, el trabajo, las extraescolares… pero a fin de cuentas son el día a día, mi día a día con mis Pitus.

¡Bienvenido Septiembre! ¡Feliz Curso Nuevo a todos!

Vuelta al cole

Cerramos por vacaciones

No veía el momento de colgar el cartel banner: “Cerramos por vacaciones“.

Serán quince días en los que aprovecharemos para parar, ponernos a punto, hacer algunos cambios, renovar temporada y… también tomarnos unos días de vacaciones que todo es necesario.

A pocas horas de cambiar Sevilla por la playa aún me pregunto si estoy segura de lo que me espera: maletas, viaje en coche, niños 24 horas del día (sin guardería, ni campus de verano, ni abuelos), playa-piscina-más playa, castillos en la arena, bolsas de la playa cargadas con toallas, cremas, camisetas y bañadores para un regimiento… agotamiento extremo…

En verdad no sé por qué las llamamos vacaciones.

Hace unos años sí, eso sí que eran vacaciones: las de pillarte un avión, facturar una maletita cargada de bikinis, dos pareos y un libro, y olvidarte del mundanal ruido a base de mojitos y excursiones.

Este año volveré a guardar un libro en una de las miles de maletas que tenemos que empaquetar con la esperanza de leer un par de capítulos en algún momento entre las horas infatigables de piscina y los saltos en el castillo de Bob Esponja.

Amenazo al pitu padre con abandonarlo con los dos niños un par de mañanas para irme a dar una buena caminata por la playa y así conseguir hacer algo de deporte -que correr detrás de los pitus para untarles crema aún no se considera disciplina olímpica-.

Y me prometo a mí misma desconectar del móvil, el correo electrónico, el Facebook…  bueno, bueno, tampoco tanto! Que ya tengo mil ideas en la cabeza que estoy deseando contaros en septiembre!!

¡¡Buenas vacaciones a todos!!

Cerrado por vacaciones

Cerrado por vacaciones

Fin de curso

Una de las primeras entradas que compartí con vosotros desde el Pitublog fue la del primer día de colegio de mi Pitu mayor. La ilustraba con la foto de mi rubio con su uniforme y mochila al hombro camino de la escuela. Como si fuera ayer, hoy os traigo una nueva foto de mi Pitu, pero ésta es de ayer, de su último día de colegio.

Camino al colegio

Camino al colegio

Si os digo la verdad este año se me ha pasado volando. Será la novedad, la ilusión porque todo era una nueva experiencia, el descubrimiento de cada nueva actividad, su primera fiesta de Navidad, sus excursiones, sus primeras notas…

Sin darnos cuenta ha pasado un año, su primer año de Infantil. Y aunque entre una y otra foto no se aprecian grandes diferencias –más allá de su nueva mochila regalo de sus padrinos– hay un mundo en la educación de mi niño.

Y no hablo de que sepa escribir su nombre o sumar hasta diez. Me refiero a sus relaciones con sus compañeros, su admiración por su profesora, sus descubrimientos (la música, el deporte, etc), su curiosidad, sus razonamientos, su lógica aplastante, sus preguntas molestas de responder…

Hoy es de estos días que piensas mi niño se hace grande. Fin de curso, hola vacaciones. ¡Qué lejos queda septiembre!